viernes, 30 de agosto de 2013

CRÍTICA GRIMM (serie TV) (2011-2013)

0:19:00 0 Comentarios
GRIMM (serie TV) (2011-13), DAVID GREENWALT, JIM KOUF Y MARC BUCKLAND

Reparto: Russell Hornsby, David Giuntoli, Bitsie Tulloch, Silas Weir Mitchell, Sasha Roiz, Reggie Lee, Mary Elizabeth Mastrantonio

Valoración: 8.5 / 10

ERASE UNA VEZ UNA SERIE QUE CONSIGUIÓ ENGANCHARME
Por Lucía Pérez García

Con el tiempo, los cuentos crecen y evolucionan en historias totalmente distintas. Sus personajes escapan de la prisión de las letras impresas y se convierten en espíritus de lo que un día fueron. Su mundo de fantasía sobrepasa los límites de la elasticidad  y se expande sin remedio por el tiempo y el espacio. La realidad se funde con la imaginación y la magia lo invade todo con su luz cegadora. Entonces, solo entonces, llegamos a confundirnos. Ya no sabemos lo que es verdad y lo que es sueño. Nosotros mismos somos parte de un cuento. Un cuento de nunca acabar.
Allá por el siglo XVII, dos hermanos alemanes, Wilhelm y Jacob Grimm, sabían esto mejor que nadie. Eran conscientes de las muchas realidades que esconde la vida y se sentían fascinados por ellas. Su personalidad tardoromántica les llevó amar a su pueblo, sus orígenes, su pasado. El ansia de curiosidad corroía sus entrañas de soñadores. Viajaban por las aldeas, hablaban con sus gentes, recogían sus leyendas, sus ritos, sus costumbres, sus canciones… todo era válido para construir el camino que les llevase hasta el principio, hasta el punto de inicio de la vida; donde la creación se erige como reina del universo y su vacío, y donde todo nace de la nada para hacerse cuento al toque de la varita mágica de la fantasía.
Poco a poco fueron juntando cientos de testimonios, que reunieron en forma de pequeñas historias en sus Cuentos infantiles y del hogar (1812). Una recopilación de cuentos tan simples pero tan llenos de significado, que han sobrevivido a los siglos como solo las cosas de la imaginación pueden hacerlo. Y ese espíritu romántico sigue vivo en nosotros porque, ¿Quién no ha leído un cuento de los hermanos Grimm?
Hoy, donde la realidad se tiñe cada día de un color más gris y donde los mastodontes de hormigón se alzan como gigantescas torres que nos imponen su sombra, los cuentos son más necesarios que nunca. Por eso, todo lo que suene a fantasía es bien recibido: Blancanieves mudas y en blanco y negro, Alicias de países salidos de una fábrica de chocolate, magos de Oz que nos relatan su pasado, señores que llevan anillos, hobbits de pies peludos, escuelas especiales para magos, vampiros y otros monstruos que se enamoran, dibujos que parecen casi reales…historias que nos transportan a un mundo soñado y nos hacen vivir aventuras; historias que nos emocionan y nos libran por un momento de la tremenda carga de la realidad, porque en esos mundos existe la ley de la gravedad y uno puede desplegar la alas y volar.
Y como los cuentos son libres, uno puede hacer con ellos lo que quiera. Por eso, David Greenwalt (Ángel) y Jim Kouf decidieron crear un mundo nuevo a partir del de los hermanos Grimm. Sacaron de los cuentos todas sus criaturas y las dejaron crecer a su libre albedrío. Nadie se percató de ello, y las criaturas se terminaron confundiendo con nosotros. Sabedores del caos que habían creado, introdujeron una nueva raza de humanos a la que llamaron Grimms. Hombres que podían ver más allá. Es decir, hombres con una fantasia superdotada, cuya misión era mantener el mundo en orden y evitar el descontrol provocado por las criaturas rebeldes que viven según su instinto.
Y así nació la serie Grimm, que nada tiene que ver con la película de Terry Gilliam El secreto de los hermanos Grimm (2005), donde un flojo Matt Damon y un Heath Ledger algo amanerado se dedicaban a estafar a los inocentes pueblerinos; ni con otras series de género fantástico como Erase una vez o Juego de tronos. No. En Grimm no hay estafas ni timos, ni líos argumentales, ni tierras imaginarias. En Grimm hay misterio, intriga, crímenes, magia, humor, romanticismo…y todo bien mezcladito en forma de una especie de analogía cuentólogica actual. No nos están contando un cuento, sino que los mismos personajes viven en un cuento sin saberlo, con todos los ingredientes que ello conlleva: criaturas fantásticas, fórmulas mágicas, libros secretos, etc…mezclados con la realidad actual de una ciudad cualquiera como Portland. Todo lo que ocurre tiene relación con ese mundo tan conocido como desconocido que crearon los hermanos Grimm (de hecho, todos los capítulos empiezan con una cita de uno de sus cuentos), y solo el detective Nick Burkhardt (David Guintoli) puede verlo. Hay malos, hay buenos, buenos que parecían malos y malos que parecían buenos; pero todos están metidos en el ajo, ya sea consciente o inconscientemente. Y aquí voy a tener que terminar mi cuento, porque al final os cuento más cuento del que puedo contar.

Solo son necesarios cuarenta minutos. Aunque eso sí, durante dos temporadas de 20 y 22 capítulos. Os aseguro que no será un tiempo  malgastado, porque igual que a todos nos hace falta jugar en algún momento de nuestras vidas, también nos hace falta un cuento de vez en cuando, aunque el cuento nos venga de una manera distorsionada. Yo ya estoy deseando que estrenen la tercera temporada (25 de octubre en USA). Mientras tanto, viviré feliz y comeré regaliz, porque las perdices están muy caras. 

martes, 27 de agosto de 2013

CRÍTICA AVIONES, "PLANES" (2013)

8:28:00 2 Comentarios
AVIONES, “PLANES” (2013), KLAY HALL


Valoración: 0.5 / 10

UN VUELO LOW COST
Por Lucía Pérez García

Debería de ser obligatorio que antes del comienzo de la película una azafata explicase a los espectadores las normas de seguridad del cine, incluyendo las salidas de emergencia, por si al mitad de la proyección alguien decide abandonar la sala; los chalecos salvavidas, para evitar los ríos de refresco derramados por los niños;  y las máscaras de oxígeno, por si de tanto bostezar a alguien se queda sin aire.
A Disney le hace falta una buena fumigación, y lo dice alguien cuya película preferida es El rey León. Una cosa es contar una historia llena de los consabidos valores Disney, y otra cosa es hacer una ñoñería. Todas las películas, desde Blancanieves hasta las geniales creaciones de Pixar (que sería de Disney sin ellas) tienen su moraleja. Pero la magia con la que están fabricadas hace que sean algo único. Todo cuento para niños tiene que hablar de amistad, de amor por los seres queridos y por la naturaleza, de superación, etc, etc…pero también tiene que tener momentos divertidos, aventuras, acción y unos personajes con alma, de esos a los que te gustaría espachurrar. Y nada de esto aparece en Aviones…si es que se puede llamar aviones a una película donde el 99% de los personajes son coches y derivados de cuatro ruedas.
Los gags típicos de las películas de animación brillan por su ausencia. Tan solo los montacargas nos dejan algún que otro momento, sino divertido, al menos gracioso, pero nunca desternillante. Lo más que te puede provocar es una leve sonrisa.
En cuanto a las aventuras y la acción, algo hay, pero no lo suficiente. Una carrera por todo el mundo podía ser una escusa perfecta para darle algo de movimiento al argumento. También un final de carrera suele ser algo emocionante. Pero nada de nada. Aquí lo único que emociona son los créditos finales, cuando por fin se acaba todo… ¿o no? porque parece que tienen en mente una segunda parte. Espero que para entonces haya huelga de controladores aéreos…
Los personajes son una copia exacta de los de Cars, a los que un guionista malvado les ha robado el espíritu. Y la animación no ayuda a devolvérselo, pues en algunos momentos parecen sacados de un verdadero taller de mecánica (por lo tiesos), desperdiciando el enorme potencial expresivo que podían tener esos ojos gigantescos. Tan solo el colorido y las escenas de vuelo tienen algún interés destacable.
El mundo de Cars (que nunca fue un mundo excesivamente maravilloso) murió con Paul Newman, y todo lo que venga después no será más que una copia barata, por mucho que John Lasseter se empeñe. Mejor hubiera sido que Aviones se estrenara directamente en DVD, como estaba previsto, igual que otras tantas y tantas secuelas de Cars. En la era del reciclaje y de la lucha contra la contaminación del planeta no cabe un mundo habitado por automóviles y otros medios de transporte propulsados por combustible. “Nunca mais”.

En conclusión, o ponen unos buenos cinturones de seguridad en las butacas, o más de uno terminará abandonando la sala antes de que acabe la película.

viernes, 23 de agosto de 2013

CRÍTICA EL LLANERO SOLITARIO, "THE LONE RANGER" (2013)

16:01:00 0 Comentarios
EL LLANERO SOLITARIO, “THE LONE RANGER” (2013), GORE VERBINSKI
Reparto: Armie Hammer, Johnny Depp, Tom Wilkinson, William Fichtner, Ruth Wilson, Helena Bonham Carter, James Badge Dale, Bryant Prince, Barry Pepper, Harry Treadaway, James Frain, Mason Elston Cook, Joaquín Cosío

Valoración: 7 / 10

INDIOS Y VAQUEROS VS PIRATAS
Por Lucía Pérez García

En algún lugar del oeste americano cuyo nombre no me apetece inventarme…:

Piratas:
-¡Tierra a la vista!
-Y nunca mejor dicho ¿Dónde hemos venido a parar? Esto no se parece en nada al Caribe.
-Debe de ser cosa del cambio en la rotación de la tierra. Habrá que actualizar la brújula.
-Arrgg…a mí me da igual donde estemos, pero yo me bajo aquí que esta marejadilla me está dejando ciego.

Indios y vaqueros:
-¿Qué son esas velas que se ven en el horizonte?
-Ser el espíritu del mar errante.
-¿Es peligroso?
- Yo avisar de que no deber ir al oeste del oeste…

Piratas:
-¡Mira! Por allí parece que viene alguien.
-Visten un poco raro ¿no?
-Pues a mí no me disgusta el sombrero del hombre de la cara blanca, rayada.

Indios y vaqueros:
-¡Se están acercando! ¿Qué hacemos?
-Yo hacer truque con hombre del pelo raro. Tu poner antifaz y observar.

Piratas:
-Arrgg…hola hombres del desierto. Hemos venido a parar aquí por equivocación y no sabemos dónde estamos ¿Nos podrían ayudar si fueran tan amables? Tengo una amiga afilada a la que no le gustan los misterios.

Indios y vaqueros:
-Hola, soy…
-Vosotros estar al oeste del oeste. Esto ser un western. Vosotros haber equivocado de película.

Piratas:
-Yo creo que los únicos equivocados sois vosotros. Sino dime tú porque llevas puesto mi sombrero.

Indios y vaqueros:
-Dejar en paz a cuervo. Tu tener cabeza bonita. Yo hacer trueque si tu quieres, pero cuervo se queda conmigo.

Piratas:
-Creo que prefiero mi pelambrera enmarañada. Aunque no descarto hacerme un sombrero de piel de loro algún día…

Indios y vaqueros:
-¿A qué han venido?  Creo que están tan perdidos como nosotros. Aquí no hay nada que hacer. Es todo tierra y piedras.
-Creo que quieren quitar protagonismo a nosotros. Y eso no es bueno.

Piratas:
-Aquí los únicos que se creen importantes sois vosotros. Nosotros llegamos antes. Cuando pusimos pie en tierra vosotros aun estabais a unas cuantas millas. Y por si fuera poco este pretende tener un sombrero mejor que el mío.
-¡Tirémoslos por la borda!
-No, espera, quizás nos sirvan para algo. A lo mejor, si los ven con nosotros se dan cuenta de quién de los dos es mejor.

Indios y vaqueros:
-Nosotros hacer lo que padre Vervinski dice. No entender de competición.
-Lo que el indio diga… (a parte, en bajito: está un pelín chalado)
-Yo no estar chalado. Tu no enterarte de nada. Yo conocer piratas en otra vida. Ser peligrosos y robar mucho dinero. Ahora dejarse ver menos y creerse que nosotros queremos sustituirles.
-Pero yo no quiero sustituir a nadie. Si ni siquiera los conocía…
-Yo no soy “tonto”…

Piratas:
-A mí nadie me trata con esa descortesía. ¡En guardia!
-Creo que  son hombres de poca acción. No tienen espadas.

Indios y vaqueros:
-¿Cómo? Yo tengo acción para rato, para muuuuuuuuucho rato.
-Quizás, a veces, demasiado. Yo acabar  mareado.

Piratas:
-Nosotros el mareo lo tenemos más que superado ¡Serán blandengues! ¡Defendeos!
-Eso, eso, defendeos.

Indios y vaqueros:
-Yo prefiero resolver nuestras diferencias hablando. La justicia ante todo.
-Tren acercarse. Nosotros salir corriendo para que no nos pille. A los trenes les gusta comer indios.
-No si yo puedo evitarlo

Piratas:
-¿Tren? ¿Qué es un tren?
-Creo que una máquina muy grande. Más grande que un barco. Lo leí una vez que desembarcamos en aquella isla.
-¿Más grande que un barco?
-Y más rápido.
-¡Imposible! No hay cosa mejor que un barco. Una maquinucha del desierto no puede competir con una nave tan bonita cuando surca las olas… ¡Atrapad a ese tren!
-¿Cómo quieres que atrapemos un tren? ¿Nos pillaría y nos aplastaría?
-¡A mí eso me da igual! Yo quiero un tren para mí.

Indios y vaqueros:
-Tú no hacer nada con un tren en el agua. Mejor que quedar con tu barco. Tren no bueno.
-Bueno…malo, malo…no es. Es rápido, puede cargar muchas cosas…
-Pero dejar indios sin casa.
-Eso es cierto. Tren malo. Sí. Tren muy malo.

Piratas:
-Creo que tu amigo te está llevando por un camino equivocado.  Los hombres como tú tienen que estar con los suyos. Si tú quieres un tren. Coges un tren y andando. Y esos indios de los que habláis que se busquen otra casa. Seguro que el tren les puede llevar a un sitio mejor. Y llegarían en un periquete y cargando con todos sus bártulos. Si yo fuera un hombre de los tuyos, te mataría por llevarme la contraria. No creo que a ellos les guste mucho que andes con un indio. No te van a aceptar en tu tierra cuando vuelvas.

Indios y vaqueros:
-Indios no ser malos. Tren ser malo.
-Son los que construyen el tren los que se dedican a matar a los indios sin razón ninguna. Dicen  que ellos fueron primero. Pero no es cierto. Y si no lo quieren entender me marcho a Europa, seguro que allí me comprenden mejor.

Piratas:
-Claro porque allí no hay indios.
¿Y tú como lo sabes?
-Ya te dije que lo leí en un libro.
-Voy a tener que echarle un vistazo a ese libro. ¿Cómo se llama?
-No sé, pero está recomendado por un tal Marlon Brando.

Indios y vaqueros:
-Marlon Brando a migo mío. Amigo de los indios. Yo estar con él en una película: Don Juan de Marco. Leer el libro. Ser bueno seguro.
-Parece que ya no queréis pelear ¿no…?

Piratas:
-Arrggg…se me han quitado las ganas con tanta lectura. Recuérdame que no lea más.
-Pero si tu no…
-¡Tú, proyecto de vaquero! haz caso al indio que parece que sabe mucho. ¡Y tú, indio! no tires nunca ese sombrero. Te queda de maravilla. No hagas caso si te dicen que huele a cuervo muerto.

Indios y vaqueros:
-¿Quedar en paz entonces?
-La paz es buena

Piratas:
-Bueno, bueno. Por esta vez os perdono. Creo que me vuelvo al Caribe. Tanta arena me nubla los sentidos. Es peor que el ron.

Indios y vaqueros:
-Aquí bebemos whiski.

Piratas:
-¿Whisky? ¿Eso qué es? ¿Comida de perros? Anda, anda, volvamos al barco que aquí no tenemos nada que hacer. Creo que matarlos sería inútil. No nos han hecho nada. Dejemos que sigan su camino haber si son capaces de superar nuestras aventuras.
-Me gustaría saber cómo termina esta historia.

Indios y vaqueros:
-Tú poder ver serie de TV de 1950.
-Seguro que te enteras mejor que si te lo contamos nosotros.
-Ser entretenida. Pero nosotros más divertidos. Ellos no tener indio tan simpático como yo, ni con sobrero tan bonito.
-Cierto.

Piratas:
-Apunta: robar un televisor.
-Apuntado en la lista de tareas pendientes.
-Adiós pues. Y que tengáis más suerte en Europa, porque aunque me hayáis caído bien, creo que los americanos no piensan lo mismo.

Indios y vaqueros:
-Adiós. Y no te preocupes. Europa es un buen sitio para vivir.
-Yo poder hacer allí muchos trueques con sombreros bonitos.

Los piratas volvieron al Caribe.
Nuestros amigos americanos aun están a la espera de un posible destierro… ¿o no? Yo estoy dispuesta a acogerlos. ¿Y tú?



martes, 20 de agosto de 2013

CRÍTICA JUERGA HASTA EL FIN, "THIS IS THE END" (2013)

15:53:00 0 Comentarios
THE SHOW MUST GO ON
Por Lucía Pérez García con la ayuda de San Juan evangelista






Con apocalipsis como esta,  ¿Quién no está dispuesto a presenciar al fin del mundo? Yo, al menos, me tiro de cabeza, porque ya estoy harta de tanto pesimismo apocalíptico y porque no todos los días una puede quedarse encerrada en casa de James Franco, con James Franco dentro, por supuesto ¡Qué empiece el espectáculo!

Y los siete ángeles de las siete trompetas se pusieron a tocar:

Tocó el primero, Michael Cera…hubo entonces pedrisco y fuego mezclados con sangre que fueron arrojados sobre la tierra: la tercera parte de la tierra quedó abrasada y el mundo se convirtió en una especie de porro gigantesco y humeante del que todos podían fumar.

Tocó el segundo, Jonah Hill…entonces fue arrojado al mar algo como una enorme montaña ardiendo y al tercera parte del mar se convirtió en sangre y puré de guisantes.

Tocó el tercero, Jay Baruchel…entonces cayó del cielo una estrella grande, ardiendo como una antorcha. No había agua para apagarla, y se sentía culpable de haberla encendido.

Tocó el cuarto ángel, Craig Robinson…entonces fue herida la tercera parte del sol, la tercera parte de la luna y la tercera parte de las estrellas: quedó en sombra la tercera parte de ellos. Y los hombres de piel oscura salieron ganando, porque podían camuflarse en las tinieblas.

Tocó el quinto ángel, Danny McBride…se abrió el pozo del abismo y subió una humareda como la de un horno grande. De allí salieron langostas y se les dio un poder como el que tienen los escorpiones de la tierra y se les dijo que atormentaran durante cinco meses a los hombres que no llevaran en la frente el sello de Dios. Los hombres desearán morir y la muerte escapará de ellos. Las criaturas del abismo no están invitadas a la fiesta, pero no te podrás deshacer de ellas…

Tocó el sexto, Seth Rogen…entonces fueron soltados cuatro ángeles que estaban preparados para la hora, el día, el mes y el año, para matar (de risa) a la tercera parte de los hombres.

En los días en los que se oiga la voz del séptimo ángel, cuando James Franco se ponga a tocar la trompeta, se habrá consumado el misterio de Dios…y existirá un hombre que domine la totalidad de las disciplinas artísticas. La misma definición de arte saldrá de su boca, y no tendrá contestación ninguna.

Dichosos los que laven sus vestiduras, así podrán disponer del árbol de la vida y entrarán en las puertas del cielo. Se les dará unas alas y serán felices por los siglos de los siglos ¡Fuera los perros, los hechiceros, los impuros, los asesinos y todo el que ame y practique la mentira! ¡El cielo los escupirá a todos y les dejará sin entradas para el concierto de los backstreet boys! Tú eliges.


El tiempo está cerca…el mundo se termina, si, pero el espectáculo debe continuar.



Valoración: 8.5 / 10
JUERGA HASTA EL FIN “THIS IS THE END” (2013)
Director: E. Goldberg y Seth Rogen
Reparto: James Franco, Seth Rogen, Jonah Hill, Jay Baruchel, Danny McBryde, Craig Robinson, Michael Cera
Género: Comedia



CRÍTICA ELYSIUM (2013)

15:41:00 0 Comentarios
ELYSIUM (2013), NEILL BLOMKAMP

Reparto: Matt Damon, Jodie Foster, William Fichtner, Alice Braga, Sharlto Copley, Diego Luna, Wagner Moura, Talisa Soto, Ona Grauer, Terry Chen, Adrian Holmes

Valoración: 3 / 10

Y ASÍ SUCESIVAMENTE…
Por Lucía Pérez García

Últimamente el cine es como un disco rayado. No pasa ni una semana sin que nos bombardeen con otro  blockbuster sci-fi, futurista, entre lo apocalíptico y lo desastroso: Obivlion, After Earth, Guerra mundial Z, Pacific rim…y por si no teníamos suficiente,  esta semana nos toca Elysium.
Con estas películas ocurre como con las series de TV: todas cuentan lo mismo, pero introduciendo una pequeña variación para hacernos creer que es algo novedoso. En el primer caso solo tenemos que cambiar de traje al protagonista (médico, policía, bombero, detective, científico, vidente…) y ya tenemos una serie nueva. Da igual que se trate del mismo caso de asesinato, lo que importa es el punto de vista desde el que se resuelve. Mientras que en el segundo basta con mostrarnos un futuro desastroso y pesimista. La causa del desastre viene a ser algo así como las distintas profesiones de los protagonistas televisivos, depende de la imaginación y, en este caso, de las dotes proféticas del director: extraterrestres, desastres naturales, criaturas que huelen el miedo, zombis, monstruos que salen del océano o el mismo hombre inflamado por su egoísmo y vanidad. Esto ya empieza a ser algo cansino y repetitivo.
Visto lo visto, parece ser que en el futuro lo que nos espera es un retorno al siglo XIX (si es que alguna extraña criatura no se ha adueñado de la tierra antes), a Carlos Marx, a la división de clases, al proletariado y a la burguesía. Qué novedad…lo mismo contaba Fritz Lang en Metrópolis, en 1927. Y lo mismo han contando tantas y tantas películas. Aunque sus directores más que tratarlas como visiones distópicas del futuro, las tratan como una especie de denuncia social de la situación del momento.
Este tono de denuncia es el que ha querido transmitir de nuevo Blomkamp quien, en Distrito 9, su primer largometraje, ya tocaba el tema de la división social, aunque en ese caso entre humanos y alienígenas. Ahora, en Elysium, ha añadido también un pequeño alegato sobre la inmigración ilegal y sobre la sanidad pública. Vamos, que nos hemos topado con un director indignado en toda regla.
Fuera de la temática y del mensaje, encontramos un entramado visual bastante interesante, pero también bastante convencional en este tipo de películas, lo cual no dice nada negativo de la misma, pues todos los géneros tienen sus clichés y acabar con ellos sería matar al género en sí, pero no estaría de más un poco de innovación, que llevamos viendo las mismas ciudades futuristas desde principios del siglo XX y aun miro por la ventana y no las encuentro por ningún sitio.
Matt Damon vuelve a destacar en el papel protagonista como suele ocurrir cada vez que aparece en pantalla. Pero esta vez impacta aun más al tratarse de un cambio radical de registro después de la reciente Behind the candelabra, donde interpretaba a una especie de chico de compañía homosexual, un rol muy alejado a lo de sus Jason Bourne o François Pienaar, al que de nuevo retorna en cierta manera. También Jodie Foster y Sharlto Copley sobresalen como malos malísimos.

Y perdonen si no comento muchos detalles más, pero es que, si digo la verdad, creo que por momentos se me cerraron los ojos levemente…con eso lo digo todo. 

jueves, 8 de agosto de 2013

CRÍTICA LOS PITUFOS 2, "THE SMURFS 2" (2013)

15:41:00 0 Comentarios
LOS PITUFOS 2 “THE SMURFS 2” (2013), RAJA GOSNELL

Reparto: Animacion, Neil Patrick Harris, Jayma Mays, Hank Azaria, Brendan Gleeson

Valoración: 7 / 10

PASEN Y PITUFEN
Por el pitufo Criticón

Antes que nada, me voy a pitufar. Soy el pitufo Critico. Lucía está haciendo las maletas para irse unos días a Roma y me ha encargado que cuide de su blog hasta que vuelva. Y que mejor manera de estrenarme que con nuestra segunda película: Los pitufos 2.
A los pitufos nos pitufa el cine. Pitufo Carpintero nos pitufó una sala de cine en una seta gigantesca que encontramos en el lado norte de la Aldea pitufa y todos los sábados nos reunimos en ella para ver una de las películas del  aclamado pitufo Director. Por eso cuando recibimos la noticia de que querían hacer una película sobre nosotros pitufamos a lo grande.
Nuestra historia con el mundo del espectáculo comenzó un día allá por 1958, cuando pitufo Cartero llego pitufando con una carta urgente. Un dibujante belga llamado Peyo quería hacer un comic basado en nuestras aventuras. Papa pitufo convocó una reunión en la plaza para debatir la idea y comprobar que todos estábamos de acuerdo. A los pocos minutos la respuesta estaba camino de Bélgica. Todos los pitufos, excepto pitufo Gruñón estábamos pitufados con la idea.
Al poco tiempo, pasamos del cómic a la televisión. Miles de niños en todo el mundo nos veían cada mañana y hasta conocían nuestros nombres. Nos enteramos de que algunos de ellos llevaban la cuenta de los habitantes de nuestra aldea en una libreta. Incuso alguno nos escribió indignado porque por más que apuntaba nombres nunca conseguía llegar a los cien pitufos. 
De esto hace ya mucho tiempo. Mientras tanto, nosotros seguíamos pitufando normalmente, intentando que el éxito no nos pitufara más de la cuenta para poder pasar lo más inadvertidos posible ante el malvado Gargamel y su más malvado gato Azrael. Pero en el 2011, se volvió a repetir la historia, esta vez a lo grande.
Pitufo Cartero venía más pitufado que nunca. Había llegado una carta desde Hollywood de un tal Raja Gosnell, director de cine. Como Peyo anteriormente, Gosnell quería contar nuestra historia, pero no en el papel ni en la televisión, sino en la pantalla grande. En un principio queríamos ser cautos y no pitufar hasta no leer toda la carta. Pero  al ver que en sel curriculum el director se incluían películas como Scooby Doo y Un chiguagua en Beverly Hills, no lo pensamos más. Parecía tener experiencia con el cine para niños y con las fusiones de animación y realidad, y eso nos pitufaba.
Rápidamente hicimos las maletas y nos trasladamos a Nueva York. Allí pitufamos unos días inolvidables, porque los pitufos salimos poco de nuestra aldea, y una ciudad tan grande nos parecía una pitufada. Bueno, la ciudad y nuestros compañeros de rodaje: Neil Patrick Harris, al que ya habíamos visto en Como conocí  a vuestra madre, una de las pocas series que llegan a la Aldea pitufa, Jayma Mays y Hank Azaria, quien nos hizo pitufar en azules con su parecido con Gargamel.
La película fue un éxito y Gosnell nos citó para una nueva entrega que se estrenaría en los cines dos años más tarde, esta vez en París.
Durante estos dos años estuvimos pitufando duro para mejorar nuestro anterior trabajo. De Nuevo nos reunimos, esta vez en París, los mismos que en el 2011, a los que se sumaron, por parte de los humanos: Brendan Gleeson, como el padrastro de Patrik (Harris) y Jacob Tremblay, como Azul (muy propio), el hijo de Patrik y Grace (Mays); y por la parte pitufa: Bexy y Hackus, los malotes creados por Gargamel para engañarnos y obtener la fórmula que le permitiera conseguir esencia pitufa, quienes tuvieron que sufrir cientos de horas en la sala de maquillaje para pitufar su piel azul en gris.
El resultado final fue mejor que el anterior. Como ya nos conocíamos, nos fue más fácil interactuar entre nosotros, y los planos compartidos quedaban mucho más reales. Ya no resaltaba tanto el azul sobre las pieles paliduchas de los humanos ni los contactos eran más fluidos y naturales. Creo que es porque se habían vuelto un poco pitufos de tanto pitufar con nosotros. Además, algunos  pitufos conseguimos soltarnos un poco más (lo de pitufo Gruñón fue incredible) y pitufo Vanidoso, al fin consiguió el protagonismo que tanto había pitufado en el 2011 y que no pudo ser entonces por desacuerdos con el equipo de maquillaje (no conseguían sacar toda su belleza).
Un vez distribuida la película, comenzaba mi trabajo. Había que pitufarla en profundidad para sacarle todo el jugo posible y poder comentárosla a vosotros. Comencé haciendo mi propio juicio y luego consulté las críticas de mis compañeros de profesión. Me sorprendió que algunos nos tacharan de demasiado infantiles o excesivamente tiernos. No sé que es lo que esperaban. Nosotros siempre hemos pretendido pitufar una película para niños, porque ellos son más felices que los mayores y a nosotros nos pitufan mogollón. Y como son más bajitos, nos intimidan menos. Y a los niños hay que enseñarles las cosas buenas, bonitas y felices del mundo. Hay que enseñarles a pitufar. Aun así, nos hemos permitido algún que otro chiste de otro tono para que aquellos mayores que les acompañen y que no sepan pitufar, también se echen unas risas.  En fin, que hay para todos, aunque los niños siempre irán primero.
Sin embargo, todavía nos queda mucho trabajo para conseguir que los humanos pitufen del todo. Comprendo que es dificil para ellos meterse en la piel azul de un pitufo, pero poco a poco van pitufando la esencia. La próxima vez, porque estoy seguro de que nos volveremos a ver, prometo mayores aventuras y mucha más pitudiversión. Hasta entonces, se despide con con un gran abrazo pitufo el cinéfilo más azul. Ha sido un placer.


lunes, 5 de agosto de 2013

CRÍTICA LO QUE EL DÍA DEBE A LA NOCHE "ÇE QUE LA JOUR DOIT À LA NUIT" (2012)

15:34:00 0 Comentarios
LO QUE EL DÍA DEBE A LA NOCHE, “ÇE QUE LA JOUR DOIT À LA NUIT” (2012) ALEXANDRE ARCADY

Reparto: Nora Arnezeder, Fu'ad Aït Aattou, Anne Parillaud, Vincent Perez, Anne Consigny, Fellag, Nicolas Giraud, Olivier Barthelemy, Matthias Van Khache, Pierre Abbou, Tayeb Belmihoub, Salim Kechiouche

Valoración: 7.5 / 10

LA CONFUSIÓN DEL ATARDECER
Por Lucía Pérez García

El amor nace donde le viene en gana. No necesita una tierra donde hundir sus raíces. Su semilla brota de la nada y crece hasta convertirse en todo. Pero ese todo el limitado. Alberga tanta claridad que no deja ver las sombras. Y un mundo sin sombras corre el peligro de abrasarse.
Lo contrario ocurre con el odio. Éste prende en cualquier suelo y se afianza tanto a sus estratos que termina por consumir sus recursos, lo deja seco. Seco de todo. Seco, por tanto, de amor. Entonces el mundo se vuelve oscuro y frío.
Sin embargo, hay personas que confunden el odio con el amor o, incluso, el amor con el  odio. De forma equivocada siembran el amor en la tierra y dejan que el odio crezca en su corazón. Ya no distinguen el día de la noche.

Esto no es nuevo, ni será viejo jamás. Y esto es lo que ha querido retratar el argelino Alexander Arcady (Le coup de sirocco) en esta adaptación de la novela de Yasmina Khadra. Por un lado, la historia romántica de Younes, o Jonas; un argelino reintegrado en la comunidad colonial francesa. Y por otro, la historia política del propio país, que en 1954 se reveló contra la ocupación francesa (1830-1962), obligando a miles de argelinos de origen europeo y a los musulmanes simpatizantes a abandonar el país. Dos clases de amor, el amor por el ser amado, por la familia y los amigos; y el amor por la patria. Y dos clases de odio, el odio de la impotencia y el odio al extraño e,  incluso, al hermano. Dos caras diferentes, si, pero de una misma moneda. Tan difícil es separarlas como mantenerlas unidas. Y ahí surge el conflicto y el interés de la película.
Más allá de esto, no hay detalles brillantes, pero no por ello la película se desmorona. Es más, sus dos horas cuarenta minutos se pasan de forma agradable (y eso es una cualidad difícil de conseguir en este tipo de largísimometrajes). Las actuaciones no son la mejor baza. De hecho, el protagonista, Fu'ad Aït Aattou, nos mira siempre con la misma cara, lo cual puede dar un poco el cante; pero es eso precisamente lo que le da un aire de confusión que encaja muy bien con su situación, la de alguien que se ha perdido en su propia identidad. Tampoco el resto del reparto destaca precisamente, pero en conjunto nos brindan escenas que van desde divertidas, como algunas de las ocurrencias de los jóvenes amigos (por cierto, es sorprendente el parecido de los actores en todas las etapas de sus vidas, desde niños, hasta ancianos); hasta las más tensas, cuando se va gestando el ambiente de la guerra civil y cada uno obra según sus convicciones, dejando en segundo plano la amistad, la lealtad y el amor.



En el aspecto formal tampoco es nada novedosa: planos panorámicos de las distintas zonas de Argelia, desde el desierto a la ciudad;  Transiciones convencionales en los saltos de tiempo, etc, etc…pero lo que aquí cuenta es otra cosa.
Al final todo se resume en las palabras de un niño: <<Amigos para siempre>>. Porque en los niños no existe el odio. Para los niños no existe la noche. Y todos, en el fondo, seguimos siendo un poco niños, aunque a veces lo olvidemos.