jueves, 8 de agosto de 2013

CRÍTICA LOS PITUFOS 2, "THE SMURFS 2" (2013)

LOS PITUFOS 2 “THE SMURFS 2” (2013), RAJA GOSNELL

Reparto: Animacion, Neil Patrick Harris, Jayma Mays, Hank Azaria, Brendan Gleeson

Valoración: 7 / 10

PASEN Y PITUFEN
Por el pitufo Criticón

Antes que nada, me voy a pitufar. Soy el pitufo Critico. Lucía está haciendo las maletas para irse unos días a Roma y me ha encargado que cuide de su blog hasta que vuelva. Y que mejor manera de estrenarme que con nuestra segunda película: Los pitufos 2.
A los pitufos nos pitufa el cine. Pitufo Carpintero nos pitufó una sala de cine en una seta gigantesca que encontramos en el lado norte de la Aldea pitufa y todos los sábados nos reunimos en ella para ver una de las películas del  aclamado pitufo Director. Por eso cuando recibimos la noticia de que querían hacer una película sobre nosotros pitufamos a lo grande.
Nuestra historia con el mundo del espectáculo comenzó un día allá por 1958, cuando pitufo Cartero llego pitufando con una carta urgente. Un dibujante belga llamado Peyo quería hacer un comic basado en nuestras aventuras. Papa pitufo convocó una reunión en la plaza para debatir la idea y comprobar que todos estábamos de acuerdo. A los pocos minutos la respuesta estaba camino de Bélgica. Todos los pitufos, excepto pitufo Gruñón estábamos pitufados con la idea.
Al poco tiempo, pasamos del cómic a la televisión. Miles de niños en todo el mundo nos veían cada mañana y hasta conocían nuestros nombres. Nos enteramos de que algunos de ellos llevaban la cuenta de los habitantes de nuestra aldea en una libreta. Incuso alguno nos escribió indignado porque por más que apuntaba nombres nunca conseguía llegar a los cien pitufos. 
De esto hace ya mucho tiempo. Mientras tanto, nosotros seguíamos pitufando normalmente, intentando que el éxito no nos pitufara más de la cuenta para poder pasar lo más inadvertidos posible ante el malvado Gargamel y su más malvado gato Azrael. Pero en el 2011, se volvió a repetir la historia, esta vez a lo grande.
Pitufo Cartero venía más pitufado que nunca. Había llegado una carta desde Hollywood de un tal Raja Gosnell, director de cine. Como Peyo anteriormente, Gosnell quería contar nuestra historia, pero no en el papel ni en la televisión, sino en la pantalla grande. En un principio queríamos ser cautos y no pitufar hasta no leer toda la carta. Pero  al ver que en sel curriculum el director se incluían películas como Scooby Doo y Un chiguagua en Beverly Hills, no lo pensamos más. Parecía tener experiencia con el cine para niños y con las fusiones de animación y realidad, y eso nos pitufaba.
Rápidamente hicimos las maletas y nos trasladamos a Nueva York. Allí pitufamos unos días inolvidables, porque los pitufos salimos poco de nuestra aldea, y una ciudad tan grande nos parecía una pitufada. Bueno, la ciudad y nuestros compañeros de rodaje: Neil Patrick Harris, al que ya habíamos visto en Como conocí  a vuestra madre, una de las pocas series que llegan a la Aldea pitufa, Jayma Mays y Hank Azaria, quien nos hizo pitufar en azules con su parecido con Gargamel.
La película fue un éxito y Gosnell nos citó para una nueva entrega que se estrenaría en los cines dos años más tarde, esta vez en París.
Durante estos dos años estuvimos pitufando duro para mejorar nuestro anterior trabajo. De Nuevo nos reunimos, esta vez en París, los mismos que en el 2011, a los que se sumaron, por parte de los humanos: Brendan Gleeson, como el padrastro de Patrik (Harris) y Jacob Tremblay, como Azul (muy propio), el hijo de Patrik y Grace (Mays); y por la parte pitufa: Bexy y Hackus, los malotes creados por Gargamel para engañarnos y obtener la fórmula que le permitiera conseguir esencia pitufa, quienes tuvieron que sufrir cientos de horas en la sala de maquillaje para pitufar su piel azul en gris.
El resultado final fue mejor que el anterior. Como ya nos conocíamos, nos fue más fácil interactuar entre nosotros, y los planos compartidos quedaban mucho más reales. Ya no resaltaba tanto el azul sobre las pieles paliduchas de los humanos ni los contactos eran más fluidos y naturales. Creo que es porque se habían vuelto un poco pitufos de tanto pitufar con nosotros. Además, algunos  pitufos conseguimos soltarnos un poco más (lo de pitufo Gruñón fue incredible) y pitufo Vanidoso, al fin consiguió el protagonismo que tanto había pitufado en el 2011 y que no pudo ser entonces por desacuerdos con el equipo de maquillaje (no conseguían sacar toda su belleza).
Un vez distribuida la película, comenzaba mi trabajo. Había que pitufarla en profundidad para sacarle todo el jugo posible y poder comentárosla a vosotros. Comencé haciendo mi propio juicio y luego consulté las críticas de mis compañeros de profesión. Me sorprendió que algunos nos tacharan de demasiado infantiles o excesivamente tiernos. No sé que es lo que esperaban. Nosotros siempre hemos pretendido pitufar una película para niños, porque ellos son más felices que los mayores y a nosotros nos pitufan mogollón. Y como son más bajitos, nos intimidan menos. Y a los niños hay que enseñarles las cosas buenas, bonitas y felices del mundo. Hay que enseñarles a pitufar. Aun así, nos hemos permitido algún que otro chiste de otro tono para que aquellos mayores que les acompañen y que no sepan pitufar, también se echen unas risas.  En fin, que hay para todos, aunque los niños siempre irán primero.
Sin embargo, todavía nos queda mucho trabajo para conseguir que los humanos pitufen del todo. Comprendo que es dificil para ellos meterse en la piel azul de un pitufo, pero poco a poco van pitufando la esencia. La próxima vez, porque estoy seguro de que nos volveremos a ver, prometo mayores aventuras y mucha más pitudiversión. Hasta entonces, se despide con con un gran abrazo pitufo el cinéfilo más azul. Ha sido un placer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario