jueves, 16 de junio de 2016

CRÍTICA DE EXPEDIENTE WARREN 2: EL CASO DE ENFIELD (2016)

EXPERIENCIAS TERRORÍFICAS, SEGUNDA PARTE 
Por Lucía Pérez Garcia 




En la vida de cualquier cinéfilo hay cosas bastante incoherentes. En la vida de una cinéfila miedica como yo las hay que rozan lo inexplicable. Suelo tener pesadillas con las películas de terror. Mi introducción a este mundo oscuro es bien reciente y moderada. Me asustan especialmente las películas endemoniadas. Hasta el punto de poner a Dios por testigo de que nunca veré El exorcista. Casi no pude aguantar Expediente Warren: The conjuring. Tuve que recurrir a estrategias varias para llegar viva a los créditos finales. Me costó dormir. Y allí estaba yo al día siguiente, intrépida y valiente, dispuesta a superar un nuevo reto: Expediente Warren: El caso de Enfield. Conseguí sobrevivir. Me siento satisfecha. He de reconocer que siento simpatía por el matrimonio Warren (y por Vera Farmiga). Aunque ahora tendré que esperar un tiempo para repetir experiencia terrorífica. 



No sé si es que el miedo que pasé la noche anterior es insuperable o que cuando dos estímulos similares son tan seguidos el segundo pierde parte de su efecto. Puede que las dos cosas. El caso es que la sobrellevé mejor. Tres años después James Wan vuelve a su terreno predilecto y en el que mejor se mueve. Recurre de nuevo a los tópicos del género. Todo es muy similar a la primera parte. Lo sabemos. Somos absolutamente conscientes de ello. Entonces ¿Por qué sigue dando tanto miedo? Misterios del mundo sobrenatural del director malasio. Capaz de provocar los miedos más irracionales con los elementos más conocidos. Miedos que empiezan antes de ver la película, llegan al máximo durante la proyección y nos persiguen mucho tiempo después. Dos películas de terror en una con su curva dramática correspondiente: al de Wan y nuestra propia experiencia creada por ella. Si eso no es ser un maestro del terror que venga Dios y lo vea. Así de pasó espanta a los espíritus malignos. 


La diferencia principal está en el contrapunto. Se crea una mayor empatía con los personajes, de modo que todo lo malo que les pasé parece mil veces peor. Hay más momentos de reposo, incluso entrañables (la relación de Ed y Lorraine con los niños, sus conversaciones, la soledad y las ojeras de la niña, la canción de Elvis), y la música juega un importante papel anempático. Todo ello unido incrementa el valor del clímax terrorífico, dividido está vez en dos partes diferentes debido a la duración real del caso, lo cual juega también con el contrapunto. 


Las referencias al caso anterior son numerosas y claras. Las referencias a uno posterior una incógnita posible. Los Warren aún tienen mucho que contar. James Wan tiene muchas ganas de seguir aterrorizándonos. Las puertas del inframundo ya han sido abiertas dos veces. Ni siquiera las cerraduras del infierno son eternas…  

Valoración: 8 / 10

EXPEDIENTE WARREN 2: EL CASO DE ENFIELD 
Director: James Wan 
Reparto: Vera Farmiga, Patrick Wilson, Frances O'Connor, Madison Wolfe, Lauren Esposito, Patrick McAuley, Benjamin Haigh, Maria Doyle Kennedy, Simon Delaney, Franka Potente, Simon McBurney 
Género: Terror, secuela 
Duración: 133 min.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario