sábado, 13 de junio de 2015

# aventuras # Chriss Pratt

CRÍTICA JURASSIC WORLD (2015)

JURASSIC WORLD (2015) COLIN TREBORROW
Reparto: Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, Ty Simpkins, Nick Robinson, Vincent D’Onofrio, Irrfan Khan, Omar Sy, Jake Johnson, Judy Greer, BD Wong, Katie McGrath, Lauren Lapkus.

Valoración: 8 / 10

Bienvenidos JURASSIC WORLD
Por Lucía Pérez García


No podía esperar a comprar la entrada. Quería ser la primera en entrar en el parque. Pensaba dinosaurios, veía dinosaurios por todas partes (revisiones de la saga con sus correspondientes extras, documentales, revistas), escuchaba dinosaurios (bendito John Williams), soñaba dinosaurios (cuando los nervios de la espera me dejaban dormir), comía dinosaurios (si, en forma de galleta), entrenaba todos los días por si se iba la luz y se desconectaban las alambradas. La expectación me había transportado en el tiempo  65 millones de años atrás. Mi única preocupación, más allá de una ataque por sorpresa de los velocirraptores, era darme de bruces con un árbol jurásico y volver de golpe a la realidad del siglo XXI con la decepción pintada en la cara a modo de pintura rupestre. Sala 7 a la derecha ¿Estoy temblando? ¿De miedo? ¿De emoción?





Cuando aquella puerta gigantesca se abrió delante de mí, una lagrimita hizo el amago (no tan amago) de escaparse ¡Bienvenidos a Jurassic World! Ojalá la pantalla fuera como la televisión de ‘Poltergeist’ y pudiera meterme dentro…me conformaría con que fuera como al de ‘La Rosa Púrpura del Cairo’ y pode traerme a uno de esos adorables mini triceratops como mascota. No podía esperar nada mejor que esto. El sueño de John Hammond está más que cumplido. Richard Attenborough estará disfrutando desde el cielo como un niño con un circo de pulgas.



Aquella lagrimita que amenazaba con escaparse cada vez está más convencida a salir. No es solo el aterrizaje del helicóptero en la isla Nublar, es la estampida de gallimimus, la central del antiguo parque con los restos de aquel: “cuando los dinosaurios dominaban la tierra”, las gafas de visión nocturna, los velocirraptores pintados en las paredes, guiños a aquellas escenas que no dejan de emocionarme…no puedo evitar dar las gracias al señor Spielberg por aquella que sería una de  mis primeras experiencias cinéfilas.  




Y aún hay más. Pensaba que echaría de menos a Alan Grant, Ian Malcon y compañía. Ciertamente. Pero Chris Pratt se ha ganado un sitio en mi corazoncito jurásico desde aquel karaoke pegando patadas a los pequeños dinosaurios en la primera escena de ‘Guardianes de la Galaxia’ (James Gunn, 2014). Bryce Dallas Howard no es Laura Dern, pero seguro que aquella no es capaz de correr tanto y tan rápido con unos tacones. Y ese niño con un aire a lo Jack O´Connell…




Y ahora viene lo mejor, porque no solo están los que eran, sino que son más de los que están, y no son de broma. El indóminus es tan real como cualquier tiranosaurio. El problema es que se mueve tan rápido que casi no da tiempo a  percibirlo en toda su ferocidad ¿Y el mosasaurio? Pues increíble también. Ya no son las criaturas psicodélicas de la tercera parte con ese espinosaurio carente de carisma. Éstos se mueven con mucha más soltura y casi podemos sentir la humedad de su piel, y hasta su apestoso aliento a sangre.





Mi hoja de reclamaciones al salir del parque estaría totalmente en blanco si no fuera por algún que otro detalle como: la música (nada, pero nada que ver con la de John Williams para las dos primeras películas), la falta de ese ambiente dramático de la lluvia nocturna (tarda media película en hacerse de noche), alguna que otra muerte exagerada y una escena cómica en particular insertada en medio de la acción, que corta la tensión del momento.



No quiero irme. Ya he vivido la experiencia en versión original. Ahora quiero vivirla en 3D, salir del cine con alguna que otra magulladura, y poder decir: “Yo estuve en Jurassic World”.



La vida se sigue abriendo camino.




No hay comentarios:

Publicar un comentario