jueves, 5 de febrero de 2015

# aventuras # drama

CRÍTICA ALMA SALVAJE "WILD" (2013)



ALMA SALVAJE “WILD” (2014) JEAN-MARC VALLÉE

Reparto:  Reese Witherspoon, Laura Dern, Gaby Hoffmann, Michiel Huisman, Thomas Sadoski, Kevin Rankin, Charles Baker, Charles Baker, Brian Van Holt, W. Earl Brown, Nick Eversman, Orianna Herrman.



Valoración: 7.5 / 10



EL CAMINO MÁS LARGO PARA VOLVER A CASA

Por Lucía Pérez García



Unas botas volando por los aires y un grito de liberación. Dos gestos que pueden resumir la vida y obra del  peregrino. Cada paso va borrando las huellas de los anteriores traspiés, y  cada herida supone un estigma de redención. El cansancio es el recuerdo de que seguimos vivos. Pero todo se esfuma cuando te envuelve la sensación sublime de ser naturaleza. Entonces, ya puedes decir que eres salvaje, pero no como antes.




Jean-Marc Vallée, experto en personajes difíciles y luchadores, no podía haber elegido mejor. En un momento en el que el hombre está empañado de contaminación, las almas salvajes, el verde y el cielo vienen como anillo al dedo o, más bien, como bota al pie. Almas como la de Mia Wasikovska en ‘El Viaje de tu Vida’ (John Curran, 2013) y como la de Reese Witherspoon en esta adaptación de la novela autobiográfica de Cheryl Strayed, son una vía de escape cinéfilo hacia lugares más respirables, lugares en los que más de un espectador intrépido soñará demorarse, tomar aire y sentarse simplemente a contemplar el silencio de lo sublime de sentirse naturaleza. 




De color y espíritu indi, el director canadiense compone su propio ‘Hacia Rutas Salvajes’ (Sean Peen, 2007) a través de los ojos de Reese Witherspoon, una rubia que, ahora sí, se ha propuesto ser “legal” de verdad.  Hay introspección, miedo, arrepentimiento y dolor, pero también hay amor, valentía y superación. Todo lo que se puede contar en los flashbacks, lo vemos reflejado en sus pupilas sin necesidad de viajar al pasado. Pero son precisamente esos momentos fugaces los que nos dejan ver a la otra mujer salvaje de la historia, la madre de la protagonista, Laura Dern, que en pocos minutos se gana el cariño y la compasión que otros no conseguirían en horas. 




No es una película hecha para estar triste, son dos horas de total desconexión para, al final, sentirse totalmente libre. Porque no hay camino para el que no quiere caminar, pero para el caminante, ese que hace camino al andar, siempre habrá una meta.



How wild it was, to let it be





No hay comentarios:

Publicar un comentario