sábado, 31 de enero de 2015

CRÍTICA EL CUENTO DE LA PRINCESA KAGUYA, “TAKETORI MONOGATARI” (2014)



EL CUENTO DE LA PRINCESA KAGUYA, “TAKETORI MONOGATARI” (2014) ISAO TAKAHATA

Animación



Valoración 7 / 10



SI JAPÓN FUERA UN DIBUJO…

Por Lucía Pérez García



…si Japón fuera literatura, sería un cuento lleno de fantasía y magia. Y si alguien reinara en ese cuento, sería una princesa como Kaguya. Hija de la luna y del bambú. Nacida de la propia naturaleza y destinada a regresar a ella. Si Miyazaki la hubiera soñado no sería tan perfecta en su imperfección, ni de belleza tan delicada.

Una animación que puede recordar a ‘Ernest y Celestine’ (Benjamin Rnner, Stéphane Aubier y Vincent Patar, 2013), nominada en la edición del año pasado, pero que está llena de color japonés. Como si cientos de ukiyo-e cobraran vida en un mundo de tonos pastel. Como si las miniaturas de la leyenda original hubieran saltado de los códices a la misma pantalla. Como si los almendros, melocotoneros y cerezos florecieran todos a la vez, inundando los alegres kimonos de las señoritas. Y en medio de todo eso, pensamientos expresionistas, casi abstractos, que evocan la desilusión y la tristeza.

Cuando la acuarela empapa el papel con un aire naif y se emborrona en un rayonismo tormentoso. Es entonces cuando la princesa Kaguya se convierte en brote de bambú y nos invita a viajar al Japón más auténtico. Una pena que el viaje sea tan largo. Como le gusta a Gibli viajar…








No hay comentarios:

Publicar un comentario