miércoles, 26 de febrero de 2014

CRÍTICA PHILOMENA (2013)

PHILOMENA (2013), STEPHEN FREARS

Reparto: Judi Dench, Steve Coogan, Charlie Murphy, Simone Lahbib, Anna Maxwell Martin, Neve Gachev, Sophie Kennedy Clark, Charlotte Rickard, Nichola Fynn.

Valoración: 7.5 / 10

UNA HISTORIA DE AMOR Y FE
Por Lucía Pérez García

La felicidad de Philomena es contagiosa. Es un sol. Espanta el nublado e ilumina todo lo que toca. Tal es así, que la fotografía toma un matiz amarillo. Reflejo de la luz que desprende la risueña protagonista. Una Judi Dench que se desnuda emocionalmente en unos transparentes primeros planos que hacen más cierto que nunca eso de que los ojos son el espejo del alma.


No importan los obstáculos ni los largos caminos. La magnitud de la desgracia es lo de menos. No hay tristeza que pueda con el empeño de esta madre aventurera que se lanza a la búsqueda de un hijo que le fue arrebatado de joven, en compañía de su enorme fe y de un periodista –de esos con vocación de periodista- que, a su lado, aprenderá que el color amarillo no es monopolio de la prensa. La vida, después de Philomena, no es lo mismo. Porque su caracter, como ya he dicho, es contagioso. Si no que se lo pregunten a Steve Coogan.


Y no menos contagiosa que esa dulzura de Philomena, es la música. Con acordes que remiten a la feria donde la joven conoció al amor que le dio a su hijo perdido, la banda sonora va remarcando los momentos más intensos, esos en los que el recuerdo pega fuerte en el alma. Pero más que ahodar en su amargura, los suaviza. Porque el amor siempre queda. El amor y la fe. Y les da un algo de movimiento. Un  movimiento que mezcla la diversión de una feria con el viajar al encuentro de ese trozito de corazón que Philomena, sin verlo, siente más suyo que nunca.



La historia, basada en un hecho real contado por el periodista Martin Sixsmith,  no llega a caer en el melodrama. Es más bien una de esas comedias dramáticas que tan buen resultado dan cuando están bien hechas. Los diálogos no tienen desperdicio. La religion, el sexo, los libros, los hijos, la comida, la vida…cuando el viaje es largo, todos los temas son bienvenidos.  Y si los conversadores son tan complementariamente opuestos como Philomena y Martin, la palabra desperdicio deja de existir. No hay crítica, porque todos los bandos, por uno u otro lado, quedan complacidos. Tampoco hay intención alguna de denuncia por parte del director. Es tan solo una historia. Una historia, eso si, dura. Pero el pan duro, con un poquito de leche, se ablanda y se vuelve dulce. 

                                                  
                                                       Trailer en español

2 comentarios:

  1. Y de nuevo mi enhorabuena Lucía. Tus críticas casi rozan la poesía y se nota en ti, una cinéfila que sabe sacar lo mejor de cada metraje. Sin duda vere este metraje, me has contagiado, al igual que la protagonista, laS ganas de disfrutarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes que ilusión me hace leer esto =D muchas gracias de verdad. Seguro que te gusta porque creo que tenemos gustos cinéfilos muy parecidos. Y atenta a la música, porque dice mucho y, además, es muy buena. Es otra película pequeñita que resalta por sus detalles.

      Eliminar