martes, 28 de mayo de 2013

CRÍTICA DEAD MAN DOWN. LA VENGANZA DEL HOMBRE MUERTO (2013)

DEAD MAN DOWN.  LA VENGANZA DEL HOMBRE MUERTO (2013), NIELS ARDEN OPLEY
Reparto: Colin Farrell, Noomi Rapace, Dominic Cooper, Terrence Howard, Armand Assante, Isabelle Huppert, Raymond Mamrak, Raw Leiba, Jennifer Butler

Valoración: 4 / 10

UN PELÍN DOWN
Por Lucía Pérez García

 Si a un hombre tan serio como un muerto le sumas una mujer con cara de cicatriz, no menos seria que, el resultado no puede más que ser bastante negro. Pero negro en todos los sentidos: por la atmósfera de noir que respira toda la cinta, por el oscuro plan que intentan llevar a cabo los protagonistas, por las horas de la noche en las que se desarrolla mayormente la trama y por lo negro que le pone a uno ver este tipo de películas que aun teniendo un argumento medio interesante no terminan de cuajar.
Para tratarse el debut hollywoodiense del director de The Girl with the Dragon Tattoo, no acaba de decepcionar del todo. Pero el reparto, quizás, daba para algo más, y la historia más de lo mismo.
Colin Farrel (Minority Report, Daredevil) está bastante convincente en el papel de Victor, un hombre que busca vengar la muerte de su mujer y su hija (Vale, con tal curriculum necrológico es normal que el hombre sonría poco, pero hay momentos en los que apetece darle un tortazo para que espabile. En todo caso, es cosa del personaje no del actor).  Ni destaca ni decepciona. Por su parte, Noomi Rapace, quien ya trabajara a las órdenes de Arden en la adaptación de la novela de Stieg Larsson, es Beattrice, la vecina que se cree un poco James Stewart en La ventana indiscreta y que busca conocer a su vecino para que le ayude a llevar a cabo su propia venganza. Por momentos extraña y por momentos casi adorable, pero igualmente aceptable. Quizás lo mejor sea el personaje de Isabelle Huppert (Amor) como madre de la protagonista. Un pequeño toque de humor dentro de la seriedad. Una pequeña luz en la oscuridad. Eso sí, si no le devuelven los tapper se puede poner tan negra como el resto del decorado…
En general, deja algo indiferente. Cuando le empiezas a coger la gracia ya está casi terminando. Aunque siempre es mejor la progresión que la regresión.  Sin embargo, después de coger la velocidad punta es importante saber hacer una buena frenada, y en este caso Arden derrapa un poco. Al menos, en mi opinión  la escena final es demasiado mmmm…mejor omito el spoiler, aunque en parte es bastante previsible.
En fin, que nadie ni nada sale del todo bien parado. Cosas de la vendetta


No hay comentarios:

Publicar un comentario