domingo, 26 de mayo de 2013

CRÍTICA MAREA LETAL, "DARK TILE" (2012)

MAREA LETAL, “DARK TILE” (2012), JOHN STOCKWELL

Reparto: Halle Berry, Olivier Martinez, Ralph Brown, Luke Tyler, Mark Elderkin, Thoko Ntshinga

Valoración: 0.5 / 10

TOSTÓN LETAL
Por Lucía Pérez García

Hay ciertas cosas en el cine que deberían estar prohibida como: los remakes de Hitchcock, Terrence Malick en plan El árbol de la vida y To The Wonder, la hiperactividad de Baz Luhrmann o las películas de tiburones asesinos post-Tiburón.
Todos los tiburones cinéfilos quieren ser Bruce (nombre que le pusieron al tiburón mecánico de Spielberg), pero Bruce solo hay uno (bueno, y su primo el tiburón de Buscando a Nemo, que ese sí que vale). Ningún otro escualo será capaz de provocar tanto miedo como para hacer que no nos metamos más allá de la orilla en la playa. Y ningún otro sonido será capaz de producir un terror comparable al de las notas que anunciaban la presencia de Bruce, un tema que podría ser perfectamente la versión oceánica del de la ducha de Psicosis. Entre los asesinos impertinentes que se meten en los cuartos de baño y los tiburones asesinos, mucha gente le terminaría cogiendo fobia al agua. Y si algo no consigue Mareal Letal es exactamente eso, la implicación total del público. Por mucha fobia que tenga la protagonista, que más que fobia parece histeria, lo único que se consigue transmitir al espectador es aversión a la misma película.
Aun así, John Stockwell insiste con el tema: playas “letales”, tiburones asesinos y niñas en bikini. Primero fue Inmersión letal con Jessica Alba y ahora Marea letal con Halle Berry. Un poquito de imaginación señores…porque esto está empezando a ser letal de verdad.
Mucho tiburón paseándose por las profundidades silenciosas y azules del océano. Muy bonito. Pero tan pretendido realismo contrasta demasiado con las sensaciones que se deberían transmitir al espectador: agobio, miedo, cierto asco…al contrario, cuando uno se sienta a ver la película de Stockwell, más que  stress lo que siente es aburrimiento y somnolencia. Un síntoma similar al de algunos documentales de la 2 en los que la vocecilla del narrador actúa como la nana más afectiva.
En cuanto a las tramas secundarias más de lo mismo. Aunque estas de reales no tienen nada. Ni los problemas matrimoniales de los protagonistas ni las malas relaciones padre-hijo del resto son creíbles. No hacen nada por mejorar una historia ya de por sí agotada y perdida desde el principio. El único interés que encontrarán algunos es el ver a Halle Berry y Olivier Martínez trabajando juntos en la película en la que se conocieron. Pero como a mí eso ni me va ni me viene, pues nada.

En fin, que no es por criticar. Si ya lo dice el mismo tráiler: NO TE SUMERJAS. Yo me sumergí y por poco me ahogo en el intento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario