lunes, 9 de mayo de 2016

CRÍTICA DE LA VENGANZA DE JANE (2016)

MUCHA CONVENCIÓN PERO POCA CONVICCIÓN 
Por Lucía Pérez García 




Lo cogió. Volvió a cogerlo y cogió de nuevo. El Colt, el Remington y el Winchester, 66, 73, 76 y 88. Todo lo que se le ponga por delante, Jane lo coge, porque tiene sed de venganza. Si no lo coge, es porque no le ha dado tiempo en los 98 minutos que le dan para llevarla a cabo. Y si no nos percatamos, no será porque la cámara no lo recalca una y otra y otra vez. No es Johnny, pero Jane también cogió su fusil.  


La palabra western está escrita en cada plano. Hay de todo para degustar el sabor de una venganza al más puro estilo del Oeste. Con el ingrediente añadido, nunca novedoso pero siempre llamativo, del protagonismo femenino. Un protagonismo que se echa a la espalda Natalie Portman, toda una especialista en vendettas, pero demasiado limpia para esas tierras polvorientas. Su aparente vulnerabilidad incrementa su valentía. El problema es que los cientos de flashbacks no paran de bombardearle con imágenes románticas. Lo valiente no quita lo sensible, pero, en exceso, le resta cierta tensión.  

Es Joel Edgerton el que salva la función. Este chico es un “regalo”. ¿Caído del cielo? No. Caído de los flashbacks. Y no solo lo hace desde el punto de vista dramático, sino literal, brindándonos una escena de acción impresionante, con un comienzo brutal que hacía presagiar, ilusamente, un rápido y poco saciante final, pero que termina convirtiéndose en lo mejor de la película. 



Lo malos, la multitudinaria banda encabezada por un irreconocible Ewan McGregor, impresiona más visual que psicológicamente. Sus cabalgadas pugnan en espectacularidad con el tiroteo final. Además de ser el único elemento al que la música de Marcello De Francisci y Lisa Gerrard respeta, retratándolos con unas intimidantes percusiones de las que finalmente se apropiará la señorita Jane, en su papel de madre y esposa vengativa y letal. El resto de la música no ofrece nada nuevo, ni tira de lo anterior. Es más, se apunta a campos ajenos, como las voces tipo Gladiador (¿Serán los paisajes eternos de tonos tierra? ¿será la venganza?) Y cuando la música de un western es mala, apaga y vámonos. Aunque lo mejor llega precisamente en el momento en que nos vamos, donde cambia totalmente de tercio y nos propone una canción country, estilo que a todas luces (que seguramente a estas alturas de los créditos estarán más que encendidas) habría funcionado mucho mejor. El trabajo de Gavin O’Connor es correcto pero flojo. 


El director de la genial Warrior (2011) no da la talla en un género en continua evolución, que en el siglo XXI sigue buscando nuevas fronteras. Fronteras que O’Connor no ha divisado ni de lejos. Si yo fuera Jane, lo mismo le apuntaba con mi revolver, pero por esta vez le perdonaré. Por poco. 


Valoración: 6 / 10 

LA VENGANZA DE JANE, “JANE GOT A GUN” (2016) 
Director: Gavin O’Connor 
Reparto: Natalie Portman, Joel Edgerton, Ewan McGregor, Rodrigo Santoro, Noah Emmerich, Boyd Holbrook, Todd Stashwick, River Shields, Jacob Browne, Sam Quinn. 
Género: Western. 
Duración: 98 min.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario