domingo, 10 de abril de 2016

CRÍTICA EL PACIENTE INGLÉS, "THE ENGLISH PATIENT" (1996)

UNA PELÍCULA DE LA QUE SER ETERNO PACIENTE
Por Lucía Pérez García  




1942. El desierto visto desde el aire. Un océano de dunas. El sol de la tarde hace que la arena tome todos los colores del carmesí al negro, haciendo que las dunas parezcan cuerpos oprimidos unos junto a otros. Un avión vuela sobre el Sahara. Su sombra nada sobre los contornos de la arena. Una voz de mujer canta Szerelem, Szerelem, y Gabriel Yared llena de emoción todo el aire que pueda caber en un momento sublime. Minghella lo consiguió: “Que suene tan interesante como se ve”. 


Un momento para vivirlo. Para quedarse. Un momento para quedarse a vivir por siempre. Cientos de momentos. Una película entera. Las pinturas de Piero della Francesca, la Cueva de los Nadadores. Iluminadas ambas con la luz del descubrimiento. Todo del mismo color. Del color del Bósforo de Almásy. “Promete que volverás por mí”. 


Michael Ondaatje tiene nombre de duna. Solo un escritor de nombre ondulante podría escribir una novela cuyo tamaño supera en un millón al del número de páginas. Aunque no prometas volver, siempre vuelves. A la página anterior. Al anterior capítulo. Una palabra clave que te haga entender eso que parece que has perdido y que se esconde en el hueco que hay en la base del cuello de una mujer. O quizás un poco más abajo y más profundo. 

Parece imposible adaptar al cine una pieza tan abstracta y llena de símbolos. Minghella acabó tan desorientado como cualquiera tras leer el libro. Precisó de un cartógrafo que levantará su inspiración. Ese cartógrafo fue Almásy. La película fue su Bósforo. Nueve Oscar del mismo color que la arena del desierto. La batalla del guión no llegó a ganar el suyo, pero el solo reconocimiento de una hazaña que solo podrán valorar los intrépidos lectores, es premio suficiente para quien valora por encima de todo la belleza.  


Una belleza que lo llena todo. Ralph Fiennes, Kristin Scott Thomas, Juliette Binoche, Willem Dafoe, Naveen Andrews, Colin Firth. Todos contenidos en una misma guerra. Nunca encontrarán un mejor espacio. Subirán y serán más grandes. Pero nunca más bellos como personajes. La Hanna de Binoche pasa del azul de Tres Colores, al anaranjado como un puente complementario con una sola dirección ascendente. La que le eleva hacia los frescos de la iglesia de San Francisco de Arezzo. Katherine y Kristin se funden en una misma letras: K. Con Ralph Fiennes nunca se llega al fin del romance. Naveen Andrews mucho más allá de estar perdido. Y nosotros frente a la pantalla. No somos dignos de compartir el mismo Bósforo que ellos.  

Tan imposible como creer que esta historia allá sido cine es no volver a ella una y otra vez. La última vez que la veas será siempre la primera. “Promete que volverás por mí”. 


 Valoración: 9.5 / 10 

EL PACIENTE INGLÉS, “THE ENGLISH PATIENT” (1996) 
Director: Anthony Minghella 
Reparto: Ralph Fiennes, Kristin Scott Thomas, Juliette Binoche, Willem Dafoe, Naveen Andrews, Colin Firth, Julian Wadham, Kevin Whately, Clive Merrison, Nino Castelnuovo, Hichem Rostom, Peter Ruhring, Geordie Johnson, Torri Higginson, Jürgen Prochnow. 
Género: Drama, romántico, aventuras. 
Duración: 162 min.

 

2 comentarios:

  1. muy buena. Recuerdo que la primera vez que la vi no me gustó, pero con el paso de los años, se ve que vi cosas diferentes y me encantó. Sensacional en todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi em gsutó muchísimo más la segunda vez. Sobre todo después de leer el libro. Me pareció tan complicado de adaptar que creo que admiraré a Minghella por los siglos de los siglos.

      Eliminar