sábado, 26 de marzo de 2016

CRÍTICA RESUCITADO, "RISEN" (2016)

EN BUSCA DE LA FE
Por Lucía Pérez García  






Resucitado “resucita” aquella película italiana de título tan largo: Una Historia que Comenzó Hace 2000 Años (Damiano Damiani, 1986). No lo hace intención de remake, como la de Giulo Base de 2006. Pero el parecido es más que razonable: incuestionable. También lo son las diferencias, precisamente en lo fundamental.  

El cine actual tiende a enseñar más de lo que debe. Busca en impacto en la imagen, y si puede, se recrea en él. Como el Cristo de la Clemencia de Martínez Montañés, El Cristo de Resucitado nos mira desde la cruz. Pero su rostro no muestra la piedad que le dio el escultor sevillano. La imagen de este Cristo es puro sufrimiento. Rictus de muerte que, en su realismo, parece negar las palabras: “perdónalos porque no saben lo que hacen”. Y sin embargo, no las niega. Porque los ojos con los que nos mira están filtrados por los de un romano que, un segundo después, ya siente la culpa y el remordimiento. Más tarde, serán las numerosas apariciones de Cristo resucitado las que guíen al sorprendido romano hasta el “Sí creo”. 


Esta búsqueda de la emoción de forma tan explícita resta valor, emocional y espiritual, a la película de Kevin Reynolds. El cine clásico supo traernos a Jesús en las miradas del pueblo. Bastaba eso para que todo Él estuviera entre nosotros. La Túnica Sagrada y Ben Hur son ejemplos magistrales de esta emoción. La de Damiano Damiani, más de treinta años después, se unió a ellas llevando el recurso al extremo. Allí, Dios está en todas partes, pero en espíritu. Está incluso donde el protagonista no lo sabe. La fe, ese “sí creo”, no se cuenta en versión Tomás (imagen que no falta en Resucitado), sino desde el trauma interior y la locura por el descubrimiento de un misterio que ya está dentro antes de que se sepa descifrado. La diferencia es clara. Aunque Joseph Fiennes se esfuerza. Realmente se esfuerza. El director Kevin Reynolds también. 



Pero Resucitado tiene otros atributos que le ayudan superar este bache. Uno de ellos es, paradójicamente, el realismo. La secuencia de la crucifixión es una de las más fieles a la historia de todas las que ha dado el cine, Mel Gibson incluido; y la recreación del ambiente es espectacular, con especial mención a los paisajes almerienses. La música también podría incluirse dentro de este apartado, ya que Roque Baños (no olvidemos que estamos ante una coproducción española) utiliza una instrumentación adecuada al lugar y la época que dan, en su fusión con la orquesta y el coro, un toque de Antigüedad. Aunque no acierta en toda su extensión y tiene reminiscencias del cine histórico actual, consigue momentos que superan la búsqueda de emoción a la que no llega la imagen. 


 

Y así, llegamos al momento en el que la película nos interpela a nosotros. ¿Qué mejor momento para hacerlo que en Semana Santa? La fecha de estreno ha sido el mayor acierto, y la mejor homilía.  


Valoración: 6 / 10 

RESUCITADO, “RISEN” (2016) 
Director: Kevin Reynolds 
Reparto: Joseph Fiennes, Tom Felton, Cliff Curtis, Peter Firth, Stewart Scudamore, María Botto, Mish Boyko, Mark Killeen, Stephen Hagan, Stephen Greif, Antonio Gil, Luis Callejo, Richard Atwill, Andy Gathergood, Jan Cornet, Joe Manjón, Pepe Lorente, Selva Rasalingam, Stavros Demetraki, Manu Fullola, Mario Tardón, Àlex Maruny, Paco Manzanedo, Frida Cauchi. 
Género: Drama, histórico, religión. 
Duración: 107 min.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario