martes, 23 de febrero de 2016

CRÍTICA THEEB (2014)

THEEB TIRA DEL DESIERTO, SINÓNIMO DE AVENTURA, PARA ENGRANDECER UNA PELÍCULA LENTA, PERO SUBLIME EN LO VISUAL.
Por Lucía Pérez García



Theeb es el desierto. Un paisaje anaranjado de horizontes eternos que bien podía haber sido escenario de un western clásico en CinemaScope, o del mismo Lawrence de Arabía. Y por eso, porque es la naturaleza la que domina la pantalla y la historia, la cámara se recrea en ella regalándole cada plano, unas veces rozando lo documental, otras veces el Hollywood dorado. También la música, fiel compañera del espacio abierto, incrementa aún más si cabe la magnificencia y la soledad de la tierra.


Pero Theeb es también el niño protagonista. Un niño que nos gana con la mirada. Superviviente solitario de una tribu beduina. Caminante del desierto sin apoyo de padre ni hermano, ambos muertos. Sorteando peligros con valentía. Una travesía de esencia clásica, si bien con un ritmo demasiado pausado que resta emoción a la aventura. Más aventura por el lugar y las circunstancias (la guerra), que por la misma acción dramática.

Se queda en los ojos. Las púpilas disfrutan. La mente viaja. Pero el alma no acaba de conmoverse. 


Valoración: 6 / 10

THEEB (2014)
Director: Naji Abu Nowar.
Reparto: Jacir Eid, Hassan Mutlag, Hussein Salameh, Marji Audeh, Jack Fox.
Género: Aventuras, drama, I Guerra Mundial.
Duración: 100 min. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario