martes, 16 de febrero de 2016

CINE Y ATLETISMO: RUNNING (1979)

RUNNING O CORRE MICHAEL, CORRE 
Por Lucía Pérez García 




La clave es no pararse nunca. Correr no tiene más misterio que seguir hacia delante. Cuesta lo que cueste. Ya lo decía Sergio Leone: la muerte tenía un precio. La victoria, personal y material, también. Ambas, muerte y victoria, forman parte de este deporte. No son nada una sin la otra. Para llegar a ellas, no vale rendirse.


La vida personal y laboral de Michael (Michael Douglas) es un fracaso. Su carrera deportiva está salpicada de abandonos. Lo único que le anima a seguir es el atletismo. Correr y correr para llegar a unos Juegos Olímpicos que supondrían su redención. Correr y correr para superar las barreras que le impiden ser feliz. Correr en contra de los obstáculos que representan la sociedad y la familia. Correr en contra de la tristeza y la impotencia. Correr como vía de escape y salvación. 


Michael es, en conclusión, un atleta con fama de pararse al que no vemos parado en toda la película. Corre al trabajo, corre al colegio de las niñas, corre de una casa a otra, por el parque, por medio de la carretera, en traje de chaqueta, en vaqueros, en calzonas. Michael podría ser el compañero perfecto de Forrest Gump si no fuera porque él si tiene un objetivo: llegar en forma a los trials y clasificarse para los Juegos.


Todo kilómetro es bienvenido. Intensidad, horarios, series, recuperación…, lo único que cuenta para Michael es el volumen. El volumen, la superación y el orgullo. Hasta el punto de tener su momento Rocky los días previos al maratón. Locura donde las haya. Incontable por sorprendente. Motivante solo en el cine. Aviso a navegantes: no hagan esto en sus casas.


Steven Hilliard Stern, director prolífico de televisión durante los ochenta, no termina de salir del formato para su primer largometraje importante fuera del medio casero tras la película israelí Neither by Day Nor by Night (1972). Tremendamente setentera desde el punto de vista técnico y estético. Increíblemente inverosímil. Pero el esfuerzo de un joven Michael Douglas para dar vida a este atleta redimido merece la pena. Mucho tuvo que correr. Y se nota (no da tanto la nota). También la merece el tramo olímpico final y el mensaje que nos deja: nunca te rindas. 

Valoración:

-Cinéfila: 5.5 / 10

-Motivación: 6 / 10

-Técnica: 6 / 10



RUNNING (1970)

Director: Steven Hilliard Stern.

Reparto: Michael Douglas, Susan Anspach, Lawrence Dane, Eugene Levy, Chuck, Shamata.

Género: Drama, atletismo, Juegos Olímpicos.

Duración: 102 min.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario