domingo, 7 de febrero de 2016

CINE Y ATLETISMO: MCFARLAND, USA (2015)

MCFARLAND: CAMPO A  TRAVÉS, ILUSIÓN, TRABAJO, MOTIVACIÓN,  RECOMPENSA Y KEVIN COSTNER.
Por Lucía Pérez García

Se acaba la película y, aunque sean más de las doce de la noche, lo único que me apetece es calzarme las zapatillas y salir a correr. Hasta el infinito y más allá. Y más allá, más, más allá aún. Sin pensar en nada. Correr y nada más. La superación está en todas partes. El trabajo, el sufrimiento, el orgullo, la recompensa. Cada plano está lleno de pensamientos positivos. Cada escena contiene un trocito más de libertad que la anterior. Cada secuencia es un descubrimiento del placer de la carrera. La película es, simplemente, la definición más explícita de lo que es correr.

Un cross en medio del desierto de California.
Todos los personajes recorren su propio camino gracias al atletismo. Desde el chico gordito hasta el propio entrenador. Los tópicos, que hay muchos, ni importan ni se sienten como tales. El producto Disney ni se siente. Chicos de barrio marginal que salen de sus problemas gracias al atletismo, esta vez en la frontera mexicana. Una y mil veces visto. Nos sabemos el principio, el nudo y el desenlace como nos sabemos de memoria los 400 metros de la pista. Pero tiene algo que te impulsa hacia arriba. Como uno de esos rodajes que nos regalan las piernas de vez en cuando y que no quieres que acabe. Como cuando te sientes lento pero has corrido más que nunca.

Yo también ganaría si me animase Kevin Costner...
Atentos al crono, la bici...un entrenador peculiar donde los haya.

Puede que los métodos de entrenamiento sean extravagantes, pero en el fondo desearíamos probarlos. Puede que nos cuestionemos un poco al entrenador autodidacta, pero es Kevin Costner, por Dios ¡Kevin Costner! Quien ha bailado con lobos puede bailar con lo que sea. Puede que los chiquillos no tengan un físico privilegiado por fuera, pero son más grandes por dentro que cualquiera de nosotros. Puede que algunas competiciones nos resulten algo solitarias, pero nos encantaría correr uno de esos cross de cuestas eternas en medio de la más remota California. Puede que ahora mismo estés algo desmotivado, pero te prometo que después de ver McFarland, hasta los lanzadores y velocistas querrán ser fondistas por un día.

Una forma curiosa de hacer cuestas...
Niki Caro, directora de En Tierra de Hombres (2005), ha sido capaz de elevar una película de Disney llena de clichés, a píldora motivadora, ganándose a la crítica (puedes hechar un vistazo a las valoraciones de metacritic aquí) y, estoy segura, a todo los atletas.

En palabras de uno de los chicos: “Volamos como mirlo entre los huertos de naranjas, flotando en el cálido viento. Cuando corremos, somos dueños de la tierra. La tierra es nuestra. Hablamos el lenguaje de las aves. No somos inmigrantes. No somos estúpidos mexicanos. Cuando corremos, nuestros espíritus vuelan. Hablamos con los dioses. Cuando corremos, nosotros somos los dioses”. 


Esfuerzo, trabajo y amistad.

El equipo original con su entrenador.


Valoración: 
Cinéfila: 8 / 10 
Motivación: 10 / 10 
Técnica: 5 / 10

Director: Niki Caro
Reparto: Kevin Costner, Maria Bello, Mariann Gavelo, Elsie Fisher, Martha Higareda, Morgan Saylor, Vincent Martella, Catherine Toribio, Daniel Moncada, Connor Weil, Diana Maria Riva, Carlos Pratts, Vanessa Martinez, Joshua Cooper, Chelsea Rendon, Natalia Cordova.  
Género: Atletismo, campo a través, basada en hechos reales.
Duración: 124 min.



No hay comentarios:

Publicar un comentario