domingo, 18 de octubre de 2015

CRÍTICA MARTE, "THE MARTIAN" (2015)

Director: Ritley Scott 
Reparto: Matt Damon, Jessica Chastain, Kate Mara, Chiwetel Ejiofor, Kristen Wiig, Jeff Daniels, Sebastian Stan, Mackenzie Davis, Michael Peña, Sean Bean, Donald Glover, Aksel Hennie, Mark O'Neal, Brian Caspe.  
Género: Ciencia ficción, aventuras.  
Duración: 142 minutos  

Valoración: 6 / 10 

 Ritley Scott me parece un director irregular. Siempre en la eterna búsqueda de un nuevo Alien, un nuevo Blade Runner, una nueva Thelma & Louise o un nuevo Gladiador. Y en ese camino de autoafirmación se va moviendo entre la grandilocuencia intrascendente de un Robin Hood o un Exodus, y la banalidad rallante en la tontería de Un Buen Año o El Consejero. Una vez alcanzada la cima, es difícil mantener el equilibrio, sobre todo cuando la cima es tan afilada y con tantos picos como la suya. 

Después de varias caídas, ha decido volver a aferrarse a lo más alto, a aquello que le ayudó a alcanzar la gloria temprana: la ciencia ficción y sus consecuentes espaciales. Esta vez más para acá que para allá. Con menos fantasía y más imaginación realista. Sin monstruos ni replicantes ni orígenes difusos. Un hombre, la soledad del infinito y la mirada del resto del mundo. 


Naufrago en un planeta extraño. Parlanchín irónico como un Aron Ralston atrapado en la profundidad de un cráter mucho más de 127 horas. Con muelas y brazo, pero con la obligada escena desagradable y dolorosa. Que es al fin y al cabo lo único que duele, porque la soledad, a diferencia de lo que ocurría en Gravity, es, literalmente, una “patata”. Cosa de niños. Tan llevadera como lo puede ser la misma película para cualquier terráqueo aficionado palomitero. No existe riesgo de atragantamiento por angustia, sobresalto o sorpresa. Quizás por alguna que otra risa, más sonrisa que carcajada. 



Naranja casi rojo. Agradable a la vista y relajante a los sentidos. Inteligente en cuanto a construcción y planificación de cada plano. Peligrosa en cuanto a demasiado plana de argumento. Ni más, ni menos. La película del espacio pertinente con la que el cine pretende dejarnos sin gravedad cada año a base de acumulación de expectativas. Por ahora, solo Gravity ha conseguido que vea las estrellas, sin estrellarme. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario