domingo, 5 de julio de 2015

CRÍTICA LOS MINIONS (2015)


LOS MINIONS (2015) KULE BALDA Y PIERRE KOFFIN
Animación



Valoración: 7 / 10



CUANDO LOS MINIONS DOMINABAN LA TIERRA

Por Lucía Pérez García



Al principio todo era caos. De repente se hizo la luz. Luego llegaron los minions. A partir de entonces, todo fue caos. Y la fiebre amarilla se extendió por el mundo. ¡¡Bananaaaaaa!!



Dispuestos a ganar a Forrest Gum en sus apariciones icónicas, no hay acontecimiento histórico que pueda con ellos. La historia se rinde, literalmente, a sus minúsculas pezuñitas. Aunque, quizás, demasiado pronto, rápido y resumido ¡Qué favor le hubieran hecho a Chris Pratt dejándose ver por Jurassic World! ¡¡Piñataa!!




El narrador se calla. ¿Y ahora qué? ¿Podremos sobrevivir sin un traductor? Un par de papayas más tarde ya somos grandes expertos. ¡¡Papayaaaaa!!



Kevin. Desde ‘Up’ (Pete Docter y Bob Peterson, 2009) siempre me han hecho gracia las criaturitas que se llaman como el señor Costner. Aunque Norbert le va a la zaga. Muy serio en su papel de líder. Lo queremos por lo que quiere a sus compis.



Stuart. Dos o tres momentos. Prometía más. Pero todos sabemos que algún día cumplirá su sueño de convertirse en estrella. ¡¡Ukelele!!



¡Bob! Cuando parece que la película se frena, ahí está Bob para acelerarla. Cuando crees que empieza a decaer, Bob acude al rescate. Cuando todo parecía perdido en un batiburrillo de guiños, algunos metidos con calzador, Bob vuelve a la carga. ¡¡Bob, Bob, Bob, Bob!! Ojitos de Gato con Botas, boquita de ais…yo que sé, y alma de cántaro. Peluche en mano, ¡¡La puchi!! Y ya tiene ganado nuestro corazón.




Los malos. Gru digue siendo nuestro villanos favorito. Totalmente. ¡Y el más blandito! Herb, su pasión por la sopa reflejada en un Andy Warhol y su ondulante estilo total años 60 ganan a Scarlett por goleada.



Visualmente, dos pasos por delante de sus antecesoras. A veces llega a parecer tan real…que espachurrarías a Bob hasta quitarle las gafas. Y ahora es cuando no puedo evitar repetir: ¡¡La Puchi!!




Desde ahora, el amarillo ya no será el color de Los Simpsons, aunque le faltan dos o tres tonos y un pequeño matiz para ser el amarillo definitivo.



PD: ¿No echasteis de menos el Yellow Submarine?





No hay comentarios:

Publicar un comentario