martes, 27 de enero de 2015

CRÍTICA NIGHTCRAWLER (2014)



NIGHTCRAWLER (2014) DAN GILROY

Reparto: Jake Gyllenhaal, Bill Paxton, Rene Russo, Riz Ahmed, Kevin Rahm, Ann Cusack, Eric Lange, Anne McDaniels, Kathleen York, Michael Hyatt.



Valoración: 8.5 / 10



OBJETIVO QUE VE, CORAZÓN QUE NO SIENTE

Por Lucía Pérez García



El Lou Bloom de Jake Gyllenhaal esconde la psicosis de Norman Bates (‘Psicosis’, Hitchcock, 1960). No mata una mosca, pero las graba todas. Siente la obsesión por la violencia de Travis Bickle (‘Taxi Driver, Scorsese, 1976). Igual de insociable, igual de delgado, igual de nocturno. Tiene la mirada fría de Drive (‘Drive’, Nicolas Winding Refn, 2011), para la que los semáforos no existen. La ambición y la cuestionable profesionalidad de Leon Bernstein (‘El Ojo Público’, Howard Franklin, 1992). Donde se pone una bala, él pone el objetivo. Y la capacidad manipuladora de Howard Beale (‘Network, Sidney Lumet, 1976), sumada a la carencia de escrúpulos de una mujer que aspira a robarle el trono de la inmoralidad a la mismísima Faye Dunaway. ¿Puede haber una descripción más indescriptible?




Como Weegee, aquel fotógrafo freelance del Nueva York criminal de los años treinta, Lou Bloom permanece toda la noche atento a la radio de la policía para llegar antes que ellos a la escena del crimen. No hay compasión que valga. No hay sentimientos. Frio. Más que el hielo. Él no se derrite nunca, ni al calor de la sangre derramada. Historias comunes y cuestiones comunes a debatir: ¿Debe el fotógrafo/cámara ser un simple informador o es su deber implicarse y ayudar? ¿Dónde acaban la información y la legalidad y empieza la ética? Aquel, pese a todo,  consiguió entrar en la historia del arte y del periodismo con sus escalofriantes fotografías de víctimas de accidentes y asesinatos. El Lou de Gyllenhaal, incomprensiblemente, no entrará en la historia del cine por la alfombra roja, pero quedará como uno de sus mejores papeles y como uno de los que más dieron que pensar.




El debut de Dan Gilroy es a la vez estremecedor y excitante, espeluznante y sobrecogedor, inquietante y lamentablemente actual, que no del todo verosímil. Cada plano y cada frase son la extensión de la inteligente y enrevesada mente de un protagonista que consigue atraparnos desde el primer momento y llevarnos a su terreno. Lo más preocupante es que disfrutamos monumentalmente con ello.







No hay comentarios:

Publicar un comentario