domingo, 8 de junio de 2014

CRÍTICA LA MUJER INVISIBLE, "THE INVISIBLE WOMAN" (2013)



LA MUJER INVISIBLE, “THE INVISIBLE WOMAN” (2013) RALPH FIENNES

Reparto: Ralph Fiennes, Felicity Jones, Michelle Fairley, Kristin Scott Thomas, Tom Hollander, Perdita Weeks, Tom Burke.



Valoración: 8 / 10



CINE DE GRANDES ESPERANZAS

Por Lucía Pérez García



Es usted una parte de mi propia vida, parte de mí mismo. Ha estado usted en cada una de las líneas que he leído, desde que vine aquí por vez primera […] A estado usted en todas las esperanzas que desde entonces he tenido…en el río, en las velas de los barcos,  en los pantanos, en las nubes,  en la luz, en la oscuridad, en el viento, en los bosques, en el mar, en las calles. Ha sido usted la imagen de toda graciosa fantasía que mi mente ha podido forjarse […] Estella, hasta al última hora de mi vida, no tiene usted más remedio que seguir siendo parte de mí mismo, parte del bien que exista en mí, así como también del mal que en mí se albergue”.

Charles Dickens. Grandes Esperanzas.







Un Ralph Fiennes barbado y bigotudo nos mira con sus penetrantes ojos claros y su eterna mirada de buena persona, prestada en esta ocasión al alma de Charles Dickens. Nos mira y nos hace mirar, porque es inevitable apartar la mirada. El ritmo pausado, la tranquilidad, la calma; no parecen correr despacio, sino en paz. La cámara se desliza ensimismada. Muestra solo aquello que es importante y se recrea en los personajes y en el paisaje con la naturalidad del movimiento humano y el temblor propio de la mano que disfruta con ella. Cada detalle se cuela en el siglo XIX como si traspasara los límites del tiempo. Cada plano es como una obra de arte que, reteniendo un barroquismo elegante, se convierte en un cuadro realista, de esos que ya tendían al impresionismo, pero que temían sobrepasarse. 





Así nos cuenta Ralph Fiennes la historia de Nelly Ternan, una chica de dieciocho que amó y fue amada por el escritor inglés, pero que permaneció siempre en un segundo plano. Tan secundario, que el tiempo al hizo invisible, hasta ahora. Dos personajes que son como uno solo. Cada cual más protagonista. Dickens (Fiennes), rodeado de una atmósfera de éxito, pero hombre de carne y hueso, al fin y al cabo, con sus cualidades y sus defectos Y Nelly (Felicity Jones), de una seriedad tan pasmosa como expresiva. Comprensiva, sufrida…enamorada. La relación entre ambos se construye lentamente. Todo es calma. Las miradas, los besos, las caricias, los movimientos…el amor parece cimentarse a cámara lenta y complacerse en la belleza de cada segundo. Y es ese saber captar la delicadeza lo que revela la sensibilidad de Fiennes y las grandes esperanzas que desde ahora podemos albergar en sus futuros proyectos como director y actor.




Charles Dickens fue un genio en lo suyo. Y Ralph Fiennes, al meterse en su piel, parece haberle robado un trocito de talento.


Un maravilloso hecho para la reflexión, es que cada criatura humana es constituida para ser un secreto profundo y un misterio para los demás”.
                                                                                                                                          Charles Dickens



No hay comentarios:

Publicar un comentario