martes, 27 de mayo de 2014

CRÍTICA REDENCIÓN, "REDEMPTION" (2013)

REDENCIÓN, “REDEMPTION” (2013), STEVEN KNIGHT
Reparto: Jason Statham, Agata Buzec, Benedict Wong, Siobnhan Hewlett, Jason Wong, Ian Pirie, Lee Nicholas Harris, Vicky McClure, Senem Temiz, Lee Asquith-Coe, Andrew Crayford.
Valoración: 4 / 10



NO HAY PERDÓN POSIBLE...
Por Lucía Pérez García

Érase una vez la voz de la conciencia. Esa voz que te avisa de lo que debes y no debes hacer y de las consecuencias que pueden traer consigo tus actos. Normalmente habla alto y claro, pero eso a veces no importa, porque el pequeño diablillo que acampa en el hombro contrario grita más fuerte. Al final terminas haciendo lo que te da la gana. Y luego te arrepientes, y buscas la redención. Pues algo así le pasa a Jason Statham: va a la guerra, en la guerra todo vale, se vuelve medio loco, se escapa, se dedica vagabundear y beber alcohol y luego, traumatizado, intenta arreglar todo lo malo que ha hecho, de una forma un tanto cuestionable...en fin.


La redención de Joey (Statham) pasa por tres mujeres: Isabel, una prostituta callejera, su hija Cristina, una monja que se dedica a dar de comer a los vagabundos (Agata Buzec). A la primera quiere sacarla de su vida desastrosa, a la segunda quiere recuperarla, aunque solo en su recuerdo, y a la tercera le pide finamente que cuelgue los hábitos. Y para conseguir todo eso, lo más normal, lo que haríamos todos si buscáramos el perdón, es acudir a la mafia china, por su puesto.

Con todas estas historias y un director con guiones a sus espaldas como el de Promesas del Este, deberíamos pensar en un buen thriller. Pues nada de eso. Redención no tiene ni intriga, ni suspense, ni acción, ni siquiera sirve como entretenimiento, porque no es de las películas que puedas verlas sin pensar, lo que no quiere decir que haya muchas cosas interesantes que meditar. Es una película bastante extraña, enrevesada y en ocasiones inconexa y sin sentido.


Quizás lo mejor sea la ambientación: la oscura y triste noche de los barrios londinenses de callejones húmedos y encharcados, llenos de contenedores rebosantes de basura, y vagabundos haciendo fogatas en cubos de metal a la luz de los neones. Una especie de atmósfera a Solo Dios Perdona (con orientales y alguna que otra pelea desagradable incluida), pero sin Winding Renf. Osea, ligerita. Y si esto es lo mejor...



Si no estás muy animado, si estás cansado o si, simplemente, te apetece pasar un buen rato, hay mejores opciones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario