miércoles, 21 de mayo de 2014

CRÍTICA NUEVA VIDA EN NUEVA YORK "CASSE-TÉTÉ CHINOIS", (2013)

NUEVA VIDA EN NUEVA YORK, “CASSE-TÉTÉ CHINOIS” (2013), CÉDRIC KLAPISCH

Reparto: Romain Duris, Audrey Tautou, Cécile De France, Kelly Reilly, Sandrine Holt, Flore Bonaventura, Jochen Hägele, Benoît Jacquot, Pablo Mugnier-Jacob, Margaux Mansart, Amin Djakliou, Clara Abbasi, Li Jun Li, Sharrieff Pugh, Peter McRobbie, Jason Kravits, Byron Jennings, Peter Hermann, Martine Demaret, Adrian Martinez.

Valoración: 6.5 / 10

DESPUÉS DE LINKLATER…
Por Lucía Pérez García

Barcelona, París, Londrés, San Petersburgo  y ahora Nueva York (sin olvidarnos del amigo alemán, el danés, el belga, el italiano, los chinos, etc…) Ni Willy Fog en sus mejores momentos.  Cédric no podía cerrar la trilogía sin pisar la ciudad predilecta de sus directores favoritos: Scorsese y Woody Allen. Era inevitable que, después de recorrer el mundo entero, este peculiar grupo de amigos acabará en la Gran Manzana convertido en una especie de Friends a la europea.
Antes de Klapisch, estaba Richard Linklater. Antes de Xabier, Wendy, Isabelle y Martine, estaban Jesse y Céline. Aquí no hay largos paseos ni conversaciones abstractas sobre las relaciones y el amor. No hay un sol que marque el límite del tiempo. Pero hay personajes de distintas nacionalidades que maduran y se reencuentran a lo largo de los años en países diferentes, que tienen vidas complicadas que resolver, que se quieren, se enamoran y desenamoran, que no se olvidan. No siendo lo mismo, tiene un no sé qué, aunque a Klapisch le va un poco más la comedia, siempre con sus tintes de drama.



Se nota que los personajes se acercan a la cuarentena. La vida es diferente. Hay niños de por medio, hay otras responsabilidades, los peinados cortos han dado paso a las largas melenas, el cansancio se deja ver en las expresiones; pero el descontrol sigue siendo el mismo.


Xabier (Roman Duris) lleva otra vez todo el peso de la película, pero sus compañeras no se lo ponen fácil. El desparpajo de Isabelle (Cecile de France) y Martine (Audrey Tautou) le da un tono de frescura que, casi casi, supera a las anteriores (atención al acento chino de Tautou). Y lo mismo ocurre con ciertos detalles de la trama. A mayor edad, mayores problemas, y los grandes problemas siempre traen consigo situaciones absurdas y cómicas (y si no que se lo pregunten a Hegel y Schopenhauer).





Parece que la saga ha llegado a su fin. Xabier ha terminado la novela que empezara hace ahora doce años en aquel Albergue Español. Lejos quedan ahora Una Casa de Locos y Las Muñecas Rusas. Klapisch ha puesto el punto y final a esta trilogía simple, discreta (ha pasado bastante desapercibida), pero agradable y entretendida; y lo ha hecho de la mejor forma posible. New York, New York.


No hay comentarios:

Publicar un comentario