sábado, 25 de enero de 2014

CRÍTICA MINDSCAPE (2013)

MINDSCAPE (2013), JORGE DORADO

Reparto: Mark Strong, Taissa Farmiga, Brian Cox, Indira Varma, Noah Taylor, Saskia Reeves, Clare Calbraith, Jessica Barden, Alberto Ammann, Julio Perillán, Hovik Keuchkerian

Valoración: 7.5 /10

ME ACUERDO DE UN RECUERDO QUE ME RECORDASTE QUE RECORDARA
Por Lucía Pérez García

Intento recordar. Los recuerdos son nebulosos. Cierro los ojos. Aprieto los puños. Un nombre. Siempre. Como si el recuerdo estuviera firmado. Jorge Dorado. Lo busco: 37 años, Madrid, director de cine, ayudante de dirección de Almodóvar y Guillermo del Toro, debutante en el largo, nominado al Goya en la categoría de mejor director novel.

¿Mi recuerdo es una película?

Vuelvo a mi memoria. Aparecen varias personas. Un hombre alto y delgado, de nariz grande y expresión dura.  Su nombre es John Washinton (Mak Strong) ¿El presidente de Estados Unidos? No, ese era George. Con él está siempre una niña. Anna (Taissa Farmiga). Es extraña. Se oculta detrás de su pelo pero su rostro está por todas partes. Me suena: American Horror Story. Nunca sonríe. Juntan sus manos. Recuerdan cosas. Estoy viendo sus recuerdos. De los dos. Mi recuerdo es la suma de dos recuerdos ajenos. A lo mejor no es un recuerdo. A lo mejor es un sueño. Leonardo Dicaprio soñaba que soñaba, que soñaba y llegó al Origen. Quizás yo también esté cerca. Jorge Dorado debe ser fan de Christopher Nolan.


Tengo que centrarme. La solución tiene que estar ahí. En alguna parte. Si no estoy atenta terminaré convertida en un interrogante.


Lo primero es distinguir la realidad del recuerdo. La imagen de la mente es distinta de la real. Lleva una marca de agua. Oscar Faura: director de fotografía de Juan Antonio Bayona. Espero que mi recuerdo no sea un tsunami. Aparece más gente. No sé si son reales o producto de una mente perturbada. Yo no estoy perturbada. Creo que es Anna. No estoy segura. No sé. Sé cuando estoy en un recuerdo. Eso creo. Pero no puedo averiguar si el recuerdo está manipulado. Maldito montaje. Me confunde. Debería preguntar a alguien. Todos son extranjeros. No me entenderán. Espera un momento. Hay un español. Recuerdo Celda  211. Si no la recordara no lo hubiera adivinado. Alberto Ammann. También habla en inglés. Parece todo muy americano. Pero la firma es de un español. Mejor no pregunto. Afinaré mi sexto sentido.


Vuelvo a la primera parte del recuerdo. Es la que más me llama la atención. Me asusto. Debe de haber una relación. Creo que mi recuerdo consiste en buscarla. Ahora aparezco yo atando flashbacks sueltos ¿No eran cabos? Me rasco la cabeza. Doy un salto en el sillón. Una música repentina me ha asustado. Una aparición. Otra. ¿Otra más?

El tic-tac de un metrónomo. Inquietante. El tiempo se acaba. Sprint final. No puedo hacer los nudos tan rápido. Necesito un poco más de tiempo.
Era como un cuadro de Pollock. La forma en que la sangre salpicaba el suelo...
Rosa, rosam, rosae...



Ahora estás igual que yo al principio. ¿Confuso? Prueba con esta película. Es la única forma de salir dudas. O de tener más


No hay comentarios:

Publicar un comentario