sábado, 18 de enero de 2014

CRÍTICA MANDELA: DEL MITO AL HOMBRE, “MANDELA: LONG WALK TO FREEDOM” (2013)

MANDELA: DEL MITO AL HOMBRE, “MANDELA: LONG WALK TO FREEDOM” (2013), JUSTIN CHADWIK

Reparto: Idris Elba, Naomie Harris, Tony Kgoroge, Riaad Moosa, Jamie Bartlett, Lindiwe Matshikiza, Terry Pheto, Deon Lotz, Mark Elderkin, Michelle Scott.

Valoración: 7 / 10


JUSTIN CHADWIK TENÍA UN SUEÑO
Por Lucía Pérez García

Nelson Mandela tenía un sueño y no le importó contarlo, porque sabía que iba a hacerse realidad. Tan enorme era el sueño.

El cine, directamente, es un sueño. Cada oveja con su pareja. Un sueño lleva a otro. Y la realidad se hizo ficción. Por cuadruplicado: Mandela de Danny Glover, Invictus de Clint Easwood, Plot for Peace de Carlos Agulló y Mandy Jacobson y Mandela: del mito al hombre, de Justin Chadwik.

Pero los sueños, sueños son y no siempre resultan del todo satisfactorios. Del sueño a la pesadilla hay poco. Hay que andarse con cuidado: elegir las partes del sueño que realmente sean dignas de ser contadas, buscar un Mandela que haga olvidar el rostro del verdadero y no caer ni el mito ni en la crónica rosa.


Justin Chadwik (Las hermanas Bolena) parece ser un buen soñador. Pero tanto ha querido soñar que casi nos hace soñar a nosotros...ha querido contarnos la vida política y personal de Madiba. Desde el ritual de paso de la infancia a la madurez, sus inicios como abogado, su ingreso en el ANC (African National Congress) y sus historias con las mujeres; ha su lucha contra el apartheid, su estancia en la carcel y su elección como presidente. Y todo ello, en 139 minutos. Eso si que es un sueño.


El sueño de Chadwik se alarga. Se detiene demasiado en la primera parte de la biografía para luego hacer correr los años a través de letreros que, como ovejitas, van saltando etapas del sueño sin siquiera pararse a mirar el paisaje. Y cuando el sueño llega a la fase más importante, suena el despertador y le entran las prisas. Tanto soñar para montar unas elecciones a la carrera y casi de forma estática, a base de fotogramas acompañados de música. Aunque bien cierto es que a veces los sueños son solo imágenes que luego reconstruimos cuando estamos despiertos y nos parecen más vivas.

Pese a ello, el director demuestra que tiene buen ojo. Casi tan bueno como el de Clint Easwood. Cuando nosotros soñamos a Mandela vemos a Morgan Freeman. Es inevitable. Si nos ponen otra cara creeríamos que estamos soñando otra cosa. Sin embargo Idris Elba se ha colado en nuestra mente y nos ha cambiado los esquemas. Desde ahora, Mandela tiene dos caras: el presidente bonachón Freeman, y el mujeriego y luchador Elba.



Y al final del sueño, después de tanta revolución, después de tanto sufrimiento, llega U2 y nos despierta ¡Y qué despertar! ¿Lo mejor de la película? juzguen ustedes mismos: U2: Ordinary Love - final de la película ¡sin spoilers!



3 comentarios:

  1. Como dices si Mandela no estuviera tan de moda esta película no hubiera tenido ningún éxito y para que digas que lo mejor de la película es la canción final es que no tiene tan buena pinta como me esperaba =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente. La película no es que esté mal, lo que pasa es que se hace un poco larga. Se detiene mucho en lo mismo y luego al final se pone a correr. Es como si el director hubiera dicho ya me he cansado vamos a terminarla ya. Ahora, la canción me encanta!

      Eliminar
    2. Si tengo tiempo libre la vere, pero la verdad es que no me atrae mucho =(

      Eliminar