domingo, 1 de diciembre de 2013

# drama # Michael Fassbender

CRÍTICA EL CONSEJERO, "THE COUNSELOR" (2013)

EL CONSEJERO “THE COUNSELOR” (2013), RITLEY SCOOTT
Reparto: Michael Fassbender, Brad Pitt, Javier Bardem, Cameron Diaz, Penélope Cruz, Goran Visnjic, Dean Norris, Natalie Dormer, John Leguizamo, Rosie Perez, Bruno Ganz, Rubén Blades, Fernando Cayo

Valoración: 2 / 10

SIN PENA NI GLORIA
Por Lucía Pérez García

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar” le dice, citando a Machado, el personaje de Ruben Blades al Consejero. Pero, dime con quién andas y te diré quién eres…
Nadie se salva en esta historia. Quien no es malo queriendo, lo es sin querer, y el que ni lo uno ni lo otro, no termina bien. Y cuando se anda con la gente equivocada, el camino se termina convirtiendo en una senda oscura donde el sexo, la violencia, las drogas y las malas intenciones se esconden detrás de metáforas y diálogos filosóficos que ocultan la luz al final del túnel.
Ni el director, ni el vistoso reparto, ni el hecho de que se trate del primer guión del escritor Cormac McCarthy; consiguen dar la luz necesaria a esta sombría adpatación.
Las actuaciones no son, ni mucho menos, excepcionales. Empezando por una Cameron Díaz odiosa y artificial, que parece una copia mala y sin sentido de Kristin Scott Thomas en Only Good forgives, y cuyo personaje se puede definir en una frase: “Bendigame padre porque he pecado”; y terminando por una Penélope Cruz a la que sigo sin verle la gracia por ningún lado. A Barden, que después de todo es de poquito que se salva, lo vuelven a disfrazar de cosa extravagante por alguna razón desconocida; Brad Pitt pinta más bien poco (aunque protagoniza una de las escenas más llamativas y sangrientas) y Fassbender, por no tener, no tiene ni nombre.
La imaginación de Cormac McCarthy es bastante enrevesada, perversa y gris, por no decir negra; y sus diálogos pueden llegar a ser cansinos, más aun cuando es él mismo el encargado de llevarlos al guión. Si tengo que elegir entre las adaptaciones de sus novelas, me quedo con The road que, aun siendo una de las películas más tristes que he visto, al menos te llega, algo que aquí no ocurre en ningún momento porque, como digo, es una película sin pena ni gloria.

A Ritley Scott se le perdona, porque todos los directores tienen sus más y sus menos, y él ha tenido muchos mases; pero el cine está demasiado caro para muchas disculpas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow Us @soratemplates