domingo, 17 de noviembre de 2013

CRÍTICA LA HUIDA "DEADFALL" (2012)

LA HUIDA “DEADFALL” (2012),  STEFAN RUZOWITZKY
Reparto: Eric Bana, Olivia Wilde, Charlie Hunnam, Sissy Spacek, Kris Kristofferson, Jason Cavalier, Kate Mara, Treat Williams, Alain Goulem, Allison Graham, Patrick Kerton, Sarah Hansen, David Goff, Benoit Priest

Valoración: 6 / 10

NI FRÍA, NI CALIENTE
Por Lucía Pérez García

Piensen en Olivia Wilde con un mini vestido y en tacones en medio de la una tormenta de nieve; en Eric Bana sobreviviendo al frío gracias a su extrema, digamoslo así, complejidad mental maliciosa y casi incestuosa; y en Charlie Hunnam en calzoncillos a cero grados. Y es que tanta nieve y tanto hielo había que combatirlo con algo un poco más cálido, sobre todo en estas fechas, donde no apetecen mucho las cosas frías.
Pero La huida no es solo un coctel templado. Dentro de un argumento bastante simple se esconden unos personajes de una complejidad psicológica interesante.
Los hermanos Addison y Liza (Bana y Wilde) huyen en un coche tras atracar un casino, pero un accidente les deja tirados en medio de la nieve. A partir de ahí la película se divide en dos historias, la de Addison intentando alcanzar la frontera de Canadá a toda costa, y al de Liza, que es recogida por Jay, un ex boxeador y ex presidiario (Hunnam) que, recién salido de la cárcel, regresa a casa de sus padres para celebrar la cena de Acción de Gracias.
Hasta ahí bien, no es nada del otro mundo. Pero cuanto más vamos conociendo a los personajes, más va creciendo el interés. Addison es un hombre extraño e inquietante. Adora a su hermana hasta extremos insospechados y es tan frío como al nieve que le rodea. Es una de esas personas que cuanto más amable se muestra, más maldad lleva dentro.  Por su parte, Liza es una mujer oscura y sin complejos que, sin embargo, depende totalmente de su hermano, al que idolatra, lo cual la hace vulnerable e inocente. Y Jay es un chico malo que en el fondo no lo es tanto, algo así como un rebelde sin causa.
La actuación de Eric Bana (Troya, Munich) llega a asustarte por contradictoria y lo extrañamente terrorífica. Wilde (Tron: legacy, Rush) es como siempre, la chica guapa, pero aquí esconde algo más. Y Hunnam es Hunnam (Hijos de los hombres, Pacific Rim), es como otro Jax Teller de Hijos de la anarquía, y como a aquel, le sale simplemente natural.
A este intenso reparto le rodean otros tantos rostros conocidos y no menos destacables como Sissy Spacek, Kris Kristofferson o Kate Mara. Y sobre todo les rodea mucha pero que muchísima nieve, un detalle que da personalidad a la película y que aumenta la tensión, algo que a ratos se hace bastante necesario.

En general, no es que sea una gran película, pero sí que es una película interesante. El metraje es lo suficientemente ajustado para no cansar (94 min) y el reparto y la estupenda ambientación eclipsan los fallos de guión y alguna que otra situación algo absurda. No será lo mismo que su oscarizada Los falsificadores, pero Rudowitzky no decepciona del todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario