viernes, 15 de noviembre de 2013

CRÍTICA BLUE JASMINE (2013)

BLUE JASMINE (2013), WODDY ALLEN
RepartoCate Blanchett, Alec Baldwin, Peter Sarsgaard, Alden Ehrenreich, Sally Hawkins, Louis C.K., Michael Stuhlbarg, Bobby Cannavale, Andrew Dice Clay, Max Casella, Tammy Blanchard

Valoración: 9 / 10

UN TRANVÍA LLAMADO BLUE MOON
Por Lucía Pérez García

Me dijeron que cogiera un tranvía llamado Deseo, que luego transbordara a otro llamado Cementerio y que después me apeara en lo que llaman, los Campos Elíseos. Seguí las instrucciones, y allí, en una gran pantalla luminosa, me esperaba una tal Blanche Du Bois, hija de un tal Tennesse Williams, que había sido adoptada por un tal Woody Allen y había cambiado su nombre por el de Jasmine, porque olía a flores. Lo que no sabía era que a las flores no duran para siempre, y que su vida, como la de una flor, terminaría marchitándose pétalo a pétalo y al ritmo de la canción Blue Moon: me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere…y así sucesivamente, hasta volverse loca.
Jasmine era feliz. Jasmine lo tenía todo. Pero el destino le obligó a cambiar Manhattan por un pequeño barrio de San Francisco, la alta sociedad neoyorkina por la clase trabajadora, las bolsas de Louis vuitton por las bolsas de papel del supermercado; la vida de una flor por la de un hierbajo. Y tanto cambio, tanto ir y venir, tantos recuerdos mezclados con nuevas, y no demasiado placenteras, experiencias; tanta indecisión, tanto alcohol y tantas pastillas para la ansiedad, no le sientan nada bien a las flores.
Sin embargo, lo que no le sienta bien a las flores, parece que al cine le viene de maravilla. Blue Jasmine es una ocasión perfecta para recrearse en los recursos cinematográficos: la cámara a momentos inquieta, como Jasmine; planos pacientes e impacientes; como Jasmine; una profundidad de campo que emborrona ciertos momentos, como la cabeza de Jasmine; continuos y acertadísimos flashbacks; como continuos son los recuerdos de Jasmine; diálogos dramáticos y cómicos, como los que se trae Jasmine con ella misma…no hay nada de la extrema personalidad de Jasmine que no se aproveche al máximo.
Jasmine tiene algo de Annie Hall, de Blanche Du Bois y de otras tantas mujeres al borde de un ataque de nervios. Y Cate Blanchett lo tiene todo, y lo da todo; desde el primer monólogo en el avión, hasta el último en el banco del parque. No descansa. Sus emociones están a “flor” de piel los 98 minutos de metraje. Si la flor no termina desintegrándose como materia orgánica es porque Cate Blanchett muestra una fuerza descomunal. Aunque quizás  ella si acabará algo vacía después de meterse en piel de una flor tan especial. Pero no hay vació que no pueda llenar una estatuilla dorada…
Algunos pensarán que Woody Allen es siempre lo mismo: neurosis, neurosis, neurosis. Pero la genialidad está en saber enfocar esa neurosis de una forma diferente cada vez y sorprendernos con cosas tan iguales y tan totalmente distintas.










PD: Atentos al cameo de Hitchcock. El maestro nunca muere.

2 comentarios:

  1. Acabo de ver la pelicula y no me he percatado de ese cameo!! Me va a tocar volver a verla... Por mucho que halla neurosis made in Woody Allen, me ha recordado muchisimo a Match Point, la menos pelicula de Allen y la que más me gusta ;-)

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que Woody Allen tiene películas y películas. A mi no me gustaba porque en la TV siempre salía es de los espermatozoides y me parecía rara jaja hasta que una compañera de clase me dijo tienes que ver Match Point, y hasta ahora, que he visto yo que se cuantas! Me gustó mucho también Scoop y por supuestisimo Medianoche en París con el trío surrealista y los rinocerontes!! me encanta! y bueno, no se, Todos dicen I love you porque es tan absurda que es buenisima jaja y así pues unas cuantas que de absurdas me han gustado. Y Blue Jasmine es que solo por ver a Cate Blanchet merece la pena. ais mira que no ver a Hitch!! jajaj está escondido pero esta eh que yo lo vi! te doy una pista? esta en una estantería...

    ResponderEliminar