lunes, 16 de enero de 2017

CRÍTICA DE ¿TENÍA QUE SER ÉL? (2016)

SÍ, TENÍA QUE SER JAMES FRANCO 
Por Lucía Pérez García 






¿Quién mejor que él? Si sumamos comedía gamberra, bastante “funking”, pero tontorrona y bienintencionada, con guión de Jonah Hill, el resultado es incuestionable: James Franco. Al cubo: guapísimo, sinvergüenza y artísticamente personal –obras propias incluidas-. No es el fin. Es una continua juerga. Una fiesta -donde no suelen faltar las salchichas en alguna de sus variedades- a la que es imprescindible asistir sin etiqueta y en rigurosa versión original. Sin condimentos lingüísticos patrios, normalmente más burros que sus parientes anglosajones.  



Y cuando a la fiesta se unen el cómico que Bryan Cranston lleva dentro, el secundario sobresaliente de Keegan-Michael Key, y un váter multiusos que aúna todos los adjetivos de los personajes en liza, no hay razón para no asistir. Porque aun siendo previsible dentro de las imprevisibilidades de la excentricidad, es la mejor comedia de John Hamburg -¿Qué tiene este hombre con los váteres?-. Porque los buenos ratos sin más están, en ciertas ocasiones, infravalorados. Porque nunca está de más reírse un rato sin maldad y acabar contento. Porque detrás de esas pinturas de animales obesos y haciendo sus cositas hay una pincelada interesante. Y porque tenía que ser él –que se lo toma todo muy en serio- y no otro. 


Valoración: 6 / 10 

¿TENÍA QUE SER ÉL? “WHY HIM?” (2016) 
Director: John Hamburg 
Reparto: Bryan Cranston, James Franco, Zoey Deutch, Megan Mullally, Griffin Gluck, Keegan-Michael Key, Andrew Rannells, Zack Pearlman, Adam DeVine, Cedric the Entertainer, Kaley Cuoco, Jacob Kemp, Steve Aoki, Gene Simmons, Paul Stanley, Elon Musk 
Género: Comedia 
Duración: 111 min.

No hay comentarios:

Publicar un comentario