viernes, 1 de abril de 2016

CRÍTICA BHAAG MILKHA BHAAG (2013)

EL HINDÚ VOLADOR 
Por Lucía Pérez García  






Correr un 400 a ritmo de Bollywood es una experiencia curiosa. Hacerlo en 45.73, en una final olímpica, y celebrarlo cantando, es una experiencia única que solo se puede vivir en el cine de la India. ¿El título? Bhaag Milkha Bhaag (algo así como corre, Milkha, Corre). ¿El responsable? El director Rakeysh Omprakash Mehra. ¿El protagonista? Farhan Akhtar como Milkha Singh: “the flying sikh”. 


Tres horas de flashbacks, con lo que ello conlleva de desajuste temporal, para dar una vuelta a la pista recorriendo la vida del mejor atleta hindú de la historia. 188 minutos de los que tan solo sobran unos planos en la primera mitad. El resto es un maratón –literalmente- de cine sin muro, calambres ni deshidratación. Un maratón de los que se disfrutan de principio a fin. Con sus clichés: duros entrenamientos en el desierto, atleta cabezón que entrena bajo la lluvia, subida de cuesta metafórica hacia el éxito… Sus menos: los primeros recuerdos de la infancia y el alargamiento de la primera historia de amor. Sus más: los montajes y recreación de las competiciones, el ambiente precompetitivo, las cosas de atletas, al emoción final… Y sus canciones y bailes al más puro estilo Bollywood, que entran dentro de los mases. Pasan tres horas como si solo hubieran pasado 45 segundos. Algo que en el cine de la India es bastante común (Véase Lagaan, Érase una vez en la India de Ashutosh Gowariker, 2001). 


Desconocido para la gran mayoría, Milkha Sigh fue un atleta ejemplar: tres oros en los Juegos de Asia de 1958 y 1960 (uno en 200 y dos en 400), un oro en los Juegos de la Commonwealth de 1958 (400) y un cuarto puesto en los Juegos Olímpicos de Roma 1960, donde con 45.75 estableció un nuevo record nacional de la India que estaría vigente hasta 2004. ¡Hasta las mujeres pakistaníes se levantaron el burka para verlo correr cuando compitió en el país vecino! ¿Detrás de todo eso? Trabajo, esfuerzo y superación. No solo deportivamente hablando. 


Por un lado, los inicios en la pista a través de una competición del ejército. Sus primeras carreras, sus primeros clavos (“Estos zapatos están llenos de pinchos ¿No puedo correr descalzo?”), sus primeras experiencias en competiciones internaciones, sus primeros escarmientos por no descansar los días antes y su decisión de llegar a ser el mejor, el orgullo de su país. 

Por otro, la historia de un país en pleno conflicto. La partición del Imperio Indio Británico en Pakistán y la India, la violencia derivada de ello, las consecuencias a largo plazo, lo que no se olvida, lo que hace más fuerte. Porque una parte de esas victorias es consecuencia del amor por una familia masacrada, por un país que apoyó a sus deportistas y del amor propio. Orgullo ¿Qué atleta no lo tiene?  


El trabajo del actor Farhan Akhtar es tan digno de alabar en su campo como el del propio Milkha en la pista. Dieciocho meses entrenando en honor de este gran atleta. Un físico espectacular e increíblemente parecido, una técnica casi idéntica, un dominio de las emociones atléticas reconocible y un moñito igual de gracioso que el original. Además, canta y baila. Y lo hace igual de bien ¿Dónde se meten estos actores (ojo, que también dirige, escribe y produce sus propias películas) hindúes? La película arrasó en los premios de cine de la India, y Akhtar se llevó la palma en numerosos festivales. 

Ya era hora. No solo de atletas americanos y británicos vive el atletismo. Si para algo sirve el cine es para enseñarnos eso que no podemos ver de otra forma. Y encima, sentirlo en las propias piernas ¿Quién da más? Bollywood, que encima nos hace cantar, y que no quede raro ni extravagante dentro de un biopic atlético. Ya estás corriendo, y bailando, a verla. 
 


Valoración: 
-Cinéfila: 8.5 / 10 
-Técnica: 9.5 / 10 
-Motivación: 8 / 10

BHAAG MILKHA BHAAG (2013) 
Director: Rakeysh Omprakash Mehra 
Reparto: Farhan Akhtar, Sonam Kapoor, Rebecca Breeds, Pavan Malhotra, Art Malik, Yograj Singh, Divya Dutta, Meesha Shafi 
Género: Drama, atletismo, biopic. 
Duración:188 min.

No hay comentarios:

Publicar un comentario