sábado, 1 de agosto de 2015

CRÍTICA EL SECRETO DE ADALINE, "THE AGE OF ADALINE" (2015)

Director: Lee Toland Krieger
Reparto: Blake Lively, Michiel Huisman, Harrison Ford, Ellen Burstyn, Kathy Baker, Amanda Crew, Richard Harmon, Anjali Jay, Lynda Boyd, Peter J. Gray, Lane Edwards, Alison Wandzura, Aaron Craven, Jane Craven, Anthony Ingruber.

Género: Drama, romático, ciencia ficción.


Valoración: 7.5 / 10



LA BELLEZA DEL PASO DEL TIEMPO

Por Lucía Pérez García



Cuando la vida es una eternidad, ya lo decía Jim Jarmusch, solo los amantes sobreviven. Sobre todo si la eternidad es un secreto, como el de Adaline.

Una historia de amor y ciencia ficción, donde lo inverosímil (la explicación del extraño fenómeno es un poco absurda y demasiado forzada) queda eclipsado por la belleza de la imagen, que a su vez realza el resto de elementos: entre lo común y predecible, y lo conmovedor y nostálgico.

Dos son los elementos clave que hacen brillar la película. El primero es el paso del tiempo (de 1907 a 2014): el vestuario, el maquillaje, los peinados, el atrezzo, la fotografía, la música (“Me gusta el jazz, pero ésto es otra cosa”, dice  Adaline del jazz del 2014) y, principalmente, la experiencia. Como aquel Morgan Freeman de ‘El Juego del Amor’ (Robert Benton, 2007), Adaline ve más allá, descifra cada gesto y cada detalle. Tras su apariencia veinteañera, acumula la sabiduría de varias generaciones. Las historias de la abuela con cara de niña.



Y el segundo, un reparto más que aceptable, con el mejor Harrison Ford de los últimos años. Ya venía avisando: “Chewie, hemos vuelto”. Parece ser que es cierto. Y Mención especial a Anthony Ingruber como su versión joven, con matrícula de honor a su sonrisa ladeada.

Un secreto digno de guardar. Que perdure durante la eternidad, es otro cantar.






No hay comentarios:

Publicar un comentario