domingo, 31 de agosto de 2014

CRÍTICA EL CONGRESO, "THE CONGRESS" (2013)

martes, 26 de agosto de 2014

CRÍTICA EL BOLA (2000)



EL BOLA (2000), ACHERO MAÑAS

Reparto: Juan José Ballesta, Pablo Galán, Manuel Morón, Alberto Jiménez, Ana Wagener, Nieve de Medina, Gloria Muñoz, Javier Lago, Soledad Osorio.
 
Valoración: 3.5 sobre 5



ACHERO MAÑAS DA PIE CON BOLA

Por Lucía Pérez García

RETO Nº2: después de aquel reto de críticas de Celda 211, Victor Urbaneja y yo volvemos a retarnos con otra película española: El Bola, de Achero Mañas. De nuevo, un placer criticar con mi compi cinéfilo. No os olvideis de pasaros por su blog para completar el reto leyendo las dos críticas: eldiariodeuncinefilo (y de paso echarle un vistazo a todo el blog) (un poquito de paciencia si aún no estan las dos críticas, todo llegará).



Debut de Achero Mañas en el largometraje tras una serie de cortos de la misma temática social (Cazadores, Metro y Paraísos artificiales), El Bola cuenta la historia de Pablo, un niño de doce años que es maltratado por su padre. La violencia, la aflicción, la impotencia, la búsqueda y el descubrimiento de otro mundo, el del cariño y la amistad, hacen de ésta una película triste sin tristeza; una película dura pero gratificante. 




Neorrealismo a la española: Carabanchel, escenarios reales, niños de la calle, actores poco conocidos, naturalidad, diálogos y acento  coloquiales, temas crudos de la vida cotidiana, testimonio de lo que ocurre pero que no se ve, áspera simplicidad, tristeza…




Sentimientos contados en primeros planos y planos subjetivos. Una cámara que más que captar la imagen capta el interior de los personajes. Nos enseña lo que no vemos sin necesidad de registrarlo en una imagen. El dolor, el odio, la muerte, las palizas…




Una bola. Un amuleto. La extensión de un niño que necesita algo a lo que agarrarse. No hay superstición. Hay carencia de amor, de cariño. La bola es al mismo tiempo protección y dolor. Cuando el dolor pase, cuando ya no haya necesidad de refugiarse y escudarse tras un símbolo; la bola ya no será bola; y el Bola solo será Pablo. 



viernes, 22 de agosto de 2014

CRÍTICA LUCY (2014)


LUCY (2014), LUC BESSON
Reparto: Scarlett Johansson, Morgan Freeman, Choi Min-sik, Amr Waked, Yvonne Gradelet, Jan Oliver Schroeder, Julian Rhind-Tutt, Pilou Asbæk, Analeigh Tipton, Nicolas Phongpheth, Luca Angeletti, Loïc Brabant, Pierre Grammont, Pierre Poirot, Bertrand Quoniam, Pascal Loison, Pierre Gérard, Isabelle Cagnat, Frédéric Chau.

Valoración: 3.5 / 10



EL ALFA Y EL OMEGA
Por Lucía Pérez García


‘Lucy’ es el principio y el fin. Es el nombre de la primera mujer y también lo es de la mujer que, según Luc Besson, corona la cadena evolutiva. También es el título de la canción de los Beattles que puso nombre a aquel primer homínido y cuyas iniciales son LSD: Lucy in the Sky with Diamons. Una canción que, según Paul McCartney trata sobre “una alucinación”…


‘Lucy’ es 100% Scarlett Johansson. Is totally ‘Her’ (Spike Jonze, 2013): L de ‘Lost in Translation’ (Sofía Coppola, 2003), U de ‘Under the Skin’ (Jonathan Glazer, 1013), C de ‘Capitán América: El Soldado de Invierno’ (Anthony Russo, Joe Russo, 2014), Y…de tantas otras Scarletts más.

‘Lucy’ es un tema manido. A estas alturas Bradley Cooper es todo un experto en estas lides. En ‘Sin Límites’ (Neil Burger, 2011) pudo experimentar lo que se siente al alcanzar el 100% de la capacidad cerebral. También Johnny Deep sabe algo de esto, aunque de una forma algo menos ‘Transcendence’ (Wally Pfister, 2014). ‘Lucy’ quiere ser una fusión entre las drogas y la capacidad del primero y la digitalización y los poderes controladores del segundo; entre el movimiento de la primera y la atmósfera taciturna y gris de la segunda. Quiere entretener como la de Neil Burger y ser transcendente, pero no consigue ni lo uno ni lo otro.
‘Lucy’ es una mujer como las de Luc Besson, pero tanta frialdad no da lugar al lucimiento, y cansa hasta llegar a aburrir. Mejor ser una emotiva voz de máquina que una drogada sin sentimientos con un objetivo confuso más allá de… ¿La venganza? ¿El desconcierto? ¿El conocimiento? ¿La reflexión?


Yo, que también me llamo Lucy, después de ver la película me siento un poco como Morgan Freeman, que parece que hace películas por aburrimiento en las que al pobre siempre tienen que explicárselo todo…será que estoy en el cielo…sin diamantes.


martes, 19 de agosto de 2014

CRÍTICA MI AMIGO MR. MORGAN, "MR. MORGAN LAST LOVE" (2013)



MI AMIGO MR. MORGAN, “MR. MORGAN´S LAST LOVE” (2013), SANDRA NETTELBECK

Reparto:  Michael Caine, Gillian Anderson, Clémence Poésy, Justin Kirk, Jane Alexander, Richard Hope, Anne Alvaro.



Valoración: 3 sobre 5



EL ÚLTIMO AMOR DE UN AMERICANO EN PARÍS

Por Lucía Pérez García



Nunca es tarde para el amor. Y dicen que París es la ciudad más adecuada…



Últimos años llenos de un amor confuso. Que se disuelve en cientos de dudas. Que toma caminos diferentes cada vez. Que no aclara su origen, sus pretensiones, ni su destino. Un amor difuso y extraño que no sabe si agonizar, redimirse, cicatrizar o seguir creciendo. Amor eterno de esposo, amor herido de padre y amor… ¿Qué clase de amor? por una jovencita parisina que se mueve entre la amistad, la comprensión, lo familiar y los postreros estertores del romanticismo.



El Mr. Morgan de Michael Caine es un personaje entrañable. Un hombre que hubiera cambiado su suerte por la de su mujer, y cuya vida se ha quedado estancada en el recuerdo. No lo es menos la Pauline de Clémence Poésy. Entre soñadora, risueña, inocente y…buena persona en general. Dos personajes de similar naturaleza cuya existencia está marcada por la soledad. Un autobús. Un encuentro. Un paseo. Una relación. La última. Hasta el final. Cariño, amor, sentimiento paterno filial, compasión, necesidad de afecto…vete tú a saber.




Y sin embargo, es interesante y encantadora. Hasta que aparecen los hijos del susodicho. Él  (Justin Kirk)con sus cejas puntiagudas y su expresión repugnante, y ella (Gillian Anderson) con un carácter un tanto punzante, no exento, sin embargo, de cierta brillantez interpretativa. Lo que venía siendo una neblina con grandes actuaciones, se va convirtiendo en una nebulosa de nubes negras que nunca llegan a explotar en tormenta y que solo al final son atravesadas, levemente, por un pequeño y tímido rayo de sol.






En fin, un agradable, sencillo y parisino desconcierto acompañado de graciosa y poco resaltable música de Hans Zimmer y alguna que otra cancioncillla reveladora. Ya lo dice Norah Jones: “Not too late for love...”.

Más en  http://www.intracine.es/