viernes, 26 de diciembre de 2014

CRÍTICA INVENCIBLE "UNBROKEN" (2014)



INVENCIBLE “UNBROKEN” (2014) ANGELINA JOLIE

Reparto: Jack O'Connell, Domhnall Gleeson, Garrett Hedlund, Jai Courtney, Takamasa Ishihara, Alex Russell, C.J. Valleroy, John D'Leo, Luke Treadaway, Spencer Lofranco, Finn Wittrock, John Magaro.



Valoración: 6 /10



UNA CARRERA DE ULTRAFONDO

Por Lucía Pérez García



A sus puestos: se apagan las luces. La concentración es máxima. Me acomodo en la butaca como si fueran unos tacos de salida. Los interminables anuncios y trailers no hacen más que elevar la tensión de una sala abarrotada hasta los topes. Casi estoy a punto de hacer nulo cuando, por fin, con diez minutos de retraso, empiezan a crujir los avituallamientos salados en forma de palomitas.

Espero con ansia las carreras, las respiraciones, las muecas de dolor, los empujones por coger la cuerda, las victorias y derrotas, las frases de motivación. No tardan mucho en llegar. Y, como se veía venir, lo hacen en forma de flashback, lo cual me huele, no a chamusquina, sino a tartán quemado. Lo que empieza siendo la redención deportiva de un chico de barrio que apunto estuvo de comprobar lo que era ‘La Soledad del Corredor de Fondo’ (Tony Richardson, 1962), pero que terminó envuelto en una emocionante vida de ‘Carros de Fuego’ (Hugh Hudson, 1981) con final en ‘Gallipoli’ (Peter Weir, 1981); acaba, y bien pronto, para no volver hasta un último plano a modo de guinda emotiva. La vida atlética de Zamperini pasa tan rápido como su última vuelta del 5000 (56 segundos nada más y nada menos). 




Listos: la carrera ha empezado a trompicones, pero siempre hay que darle unos kilómetros hasta coger el ritmo. Olvido la fase “atletismo” y me concentro en la siguiente etapa, esa en la que la sed va haciendo mella y, cuando al fin vislumbras una botella de agua, va el de al lado y te la tira, con la consiguiente espera agónica hasta el siguiente puesto de gasolina del corredor. Solo los más fuertes sobreviven y, como no, Zamperini es el más valiente de los últimos supervivientes, el Tom Hanks de los soldados que, como los ‘Naufragos’ (1944) de Hitchcock, flotan a la deriva en tiempos de guerra, con el único escenario de una balsa y la “adorable” compañía de unos tiburones cuyo lema no es precisamente: “los humanos son amigos, no comida”. En momentos como éstos solo pienso en tigres con nombre de número infinito.




Ya: y cuando creía que los malos momentos habían pasado… ¡PUM! Llega el muro y me pego de narices. A partir de ahora empieza lo más duro: sufrir, sufrir y sufrir. Un sufrimiento que pasa por varios momentos: dolor, agonía, pena, desesperación, agobio, cansancio, paciencia, impaciencia…las miradas al cronómetro son cada vez más frecuentes. El tiempo no pasa y, en el que pasa, siempre pasa lo mismo, una y otra vez. ‘Un Largo Viaje’ (Jonathan Teplitzky, 2013) de torturas interminables y japoneses ultrasádicos con traumas infantiles. Largo, larguísimo. Dos golpes son soportables, tres son multitud. Solo falta Michael Fassbender pegando latigazos para hacer aún más eterna la estancia en el campo de concentración. Más que un muro, esto parece la muralla china…perdón, japonesa.



Sprint final: momento clilmax de heroicidad superltiva, acompañado por un tema a lo Vangelis y tres letreros para contar que pasó con…




Reflexión post-competición: expectativas cumplidas a medias. La señora Jolie se podría haber ahorrado media hora de torturas. Un golpe bien dado basta para comprenderlo todo, igual que comprendimos que el chico crecía en el tiempo de un entrenamiento por una recta arbolada, al modo de Simba cruzando un tronco mientras entonaba en Hakuna Matata. La economía de carrera es un factor importante a la hora de rendir al 100% y el descanso es una parte esencial del entrenamiento.


2 comentarios: