domingo, 12 de enero de 2014

CRÍTICA BATES MOTEL (Serie TV)

BATES MOTEL (Serie TV) (2013)

Reparto: Freddie Highmore, Vera Farmiga, Max Thieriot, Nicola Peltz, Richard Harmon, W. Earl Brown, Brittney Wilson, Olivia Cooke, Nestor Carbonell
1ª temporada (10 capítulos de 45min)

Valoración: 4 sobre 5


¿INCAPAZ DE MATAR UNA MOSCA?
Por Lucía Pérez García

Todavía estoy buscando a Hitchcock. Veo la casa, el cartel iluminado del Bates Motel, veo a un sorprendente Anthony Perkins en miniatura (Freddie Highmore, nominado a mejor actor en los Satellite Awards) y el verdadero rostro de Norma Bates (Vera Farmiga, nominada a mejor actriz de serie drama en los Emmi y en los Satellite Awards). Pero el maestro no se digna a hacer un cameo. Prefiere descansar en paz y dejarnos de nuevo en suspense. Él ya no viaja por esta vieja carretera. Ha tomado la nueva autopista. La que no pasa por el Bates Motel. Y desde allí observa, proyectando sobre nosotros la enorme sombra de su perfil.

Bates Motel no es la Psicosis de 1960 ni el libro de Robert Bloch. Es la semilla de ambos. De sobra conocemos  la mil-veces-vista escena de la ducha, pero lo que no sabemos es cómo se ha llegado a esa situación: ¿Por qué Norman Bates es un hombre solitario y apocado?, ¿por qué es aficionado a la taxidermia?, ¿por qué no deja de comer caramelos?, ¿POR QUÉ ESA RELACIÓN TAN ESPECIAL CON SU MADRE…? Podemos mirar a los ojos de Anthony Perkins y adivinar algo de ello. Pero es más divertido que nos lo cuenten.

Se han hecho muchas secuelas y remakes de la película original, todas ellas prescindibles. Faltaba la precuela. A todas luces igual de prescindible. Un clásico es un clásico y todo intento de desmantelarlo es un sacrilegio. Pero Anthony Cipriano (Perdidos, Homeland) y Kerry Ehrin han conseguido lo que no consiguieron ni Perkins, ni el propio Robert Bloch, ni Gus van Sant, ni Sacha Gervasi. Nos han devuelto el suspense sin manchar el original. Nos han traído a un Norman Bates de diecisiete años al siglo XXI para explicarnos el porqué de una manera más cercana. Nos han presentado a su madre para que la queramos y la odiemos tanto como él. Y, sobre todo, nos han traído una nueva dosis de intriga que poco tiene que envidiar a la obra del maestro del suspense. Si eres de los que desearían volver a ver Psicosis sin saber el final, Bates Motel es tu serie.


Todo empieza cuando, tras la muerte de su marido, Norma Bates se traslada con su hijo Norman a otra ciudad y compra el famoso motel. A partir de ahí se va viendo poco a poco como se va desarrollando la personalidad de un joven Norman a la sombra de una madre posesiva y no menos inquietante que él, y de otros acontecimientos secundarios y misteriosos propiciados por el resto de personajes: las compañeras de instituto de Norman, su hermano (Max Thieriot), la policía, los vecinos, los inquilinos del motel…y por el propio ambiente de la ciudad, la cual esconde casi más secretos que los propios protagonistas. Y, todo ello, en pleno siglo XXI, con todo lo que ello conlleva (si en 1960 hubieran existido los móviles, la cosa habría cambiado bastante).

El reparto principal es casi perfecto. Highmore es una especie de mini-yo de Perkins. No podríamos imaginar un mejor Norman Bates adolescente. Y Vera Farmiga es totalmente la versión lifting de Norma Bates. A ello se suman los numerosos elementos que hacen referencia tanto al a película como al libro, conectando así con los originales, empezando por el motel, que es una copia perfecta, y terminando por los más pequeños detalles.


Después de ver la serie estarás deseando volver a ver Psicosis, y lo harás con otros ojos: analizando cada escena, cada objeto, cada palabra…
Yo ya tengo reservada una habitación para la próxima temporada en el Bates Motel. ¿Y tú?


No hay comentarios:

Publicar un comentario