miércoles, 29 de abril de 2015

CRÍTICA LA SOMBRA DEL ACTOR, "THE HUMBLING" (2014)



LA SOMBRA DEL ACTOR, “THE HUMBLING” (2014) BARRY LEVINSON

Reparto:   Al Pacino, Greta Gerwig, Dianne Wiest, Kyra Sedgwick, Charles Grodin, Dylan Baker, Dan Hedaya, Maria Di Angelis, Nina Arianda, Victor Cruz, Li Jun Li.



Valoración: 6 / 10



LA VIDA ES UN TEATRO, Y EL TEATRO….TAMBIÉN

Por Lucía Pérez García



La sombra de un actor. Un actor en la sombra. Donde hace más frío. Donde uno se congela, muere, resucita. O las tres cosas a la vez. El camino hacia la sombra, hacia el final, es dramático se mire por donde se mire. Un documental subjetivo de la locura y la evasión de las facultades lógicas; y a la vez una historia sobre la psicología de la pérdida…de la cabeza. Más real, sería surrealista. Más surrealista, sería puro teatro.



‘La Sombra del Actor’ es el seguimiento de una muerte anunciada a través del espejo de un actor con alma de Alicia desmaravillada. Inmerso en su propio mundo de fantasía e igualmente rodeado de criaturas esperpénticas y chifladas. Pero que en lugar de huir de la Reina de Corazones, se ofrece voluntario para que le corten la cabeza. Pero esconde un as en la manga. Uno de esos ases con vida propia que servían a la realeza del cuento, y que aquí se ponen al servicio de otro rey: Al Pacino.




Como Michael Keaton en ‘Birdman’, Al Pacino encarna a un actor desfasado. Ambos ponen algo de ellos en su personaje. Un pasado de superhéroe y una pasión shakesperiana, respectivamente.  Ambos se desnudan, literal y metafóricamente en cada caso. La diferencia es que mientras que la de Iñárritu es un portento técnico y narrativo, la película de Barry Levinson está más cerca de ser una negra sucesión de capítulos cómicos con el aspecto naturalista de la cámara oculta dentro de una sesión de psicoanálisis, que una de las obras maestras que un día fueron.




No se escucharán muchos aplausos, pero la sombra de Al Pacino llenará todo el patio de butacas.  



domingo, 26 de abril de 2015

CRÍTICA EL MAESTRO DEL AGUA, "THE WATER DIVINER" (2015) RUSSELL CROWE



EL MAESTRO DEL AGUA, “THE WATER DIVINER” (2015) RUSSELL CROWE

Reparto: Russell Crowe, Olga Kurylenko, Jai Courtney, Isabel Lucas, Damon Herriman, Jacqueline McKenzie, Cem Yilmaz, Ryan Corr, Dan Wyllie, Deniz Akdeniz.

Valoración: 6.8 / 10



MAESTRO DEL AGUA, APRENDIZ DE DIRECTOR

Por Lucía Pérez García



Aún le quedan muchos pozos que cavar a Russell Crowe para encontrar el torrente de agua que sacie por completo la sed cinéfila de los espectadores. Cualidades no le faltan. Buenos maestros tampoco: tiene algo del sentido épico de Ritley Scott, incluso de su parte cómica; del dramatismo romántico de Ron Howard, de la historicidad y la técnica de Tom Hooper…pero también tiene algo de sus personajes: la compasión de Maximo Décimo Meridio (Gladiador, 2000), la valentía aventurera de Jack Aubrey (Master and Commander, 2003), el empeño del matemático John Nash (Una Mente Maravillosa, 2001), el instinto paternal y de lucha de James J. Braddock (Cinderella Man, 2005) y la simpatía de Max Skinner (Un Buen Año, 2006). Pero sobre todo, tiene ese sexto sentido tan especial de los marsupiales dedicados al arte cinematográfico que encandila al hemisferio norte. Tiene las herramientas. Pero todavía están demasiado nuevas para que den los mejores resultados. Necesitan un poco más de uso.




Recién estrenadas, las herramientas y la nueva faceta de Russell Crowe han esculpido una obra que va cambiando conforme la rodeamos y nos colocamos en diferentes puntos de vista. El armazón y el material son contundentes: la historia es llamativa y atrayente, y el guión, salvo ciertos tropiezos al inicio y en los recurrentes flashback moribundos, avanza con seguridad  y creciente interés. Las formas, alternantes: entre transiciones temporales repetitivas y planos valientes y arriesgados.  El color, aplastante: paisajes inmensos y exotismo fascinador. El sonido, en su justa medida: solo donde tiene que estar, pero demasiado evocador de la memoria y de influencias dispares… ¿me pareció ver un lindo gatito? Los personajes esculpidos, aprobados, sin más. El escultor, más que aprobado, pero rozando el notable solo con la puntita del cincel.




Russel Crowe no ha perdido el tren de las 3.10, pero todavía no viaja en primera clase. Pero cuidado, porque tiene una mente maravillosa…los mortales son “arena y sombras”…la sombra de Russel Crowe es bien grande, y seguro que bien alargada. El tiempo dirá.





martes, 21 de abril de 2015

CRÍTICA EL ÚLTIMO LOBO, " WOLF TOTEM" (2015)



EL ÚLTIMO LOBO, “WOLF TOTEM” (2015) JEAN-JACQUES ANNAUD
Reparto: Feng Shaofeng, Shawn Dou, Ankhnyam Ragchaa, Yin Zhusheng, Basen Zhabu, Baoyingexige.



Valoración: 8.5 / 10



ANNUD BAILA CON EL ÚLTIMO LOBO

Por Lucía Pérez García



Existe el Spaghetti western, el chili western, el chorizo western, el space wester…Lo mires por donde lo mires, el punto cardinal de referencia es siempre el oeste. La brújula utilizada por Jean-Jacques Annaud para rodar ‘El Último Lobo’ tampoco miraba al norte.



Con un aullido de sonido crepuscular, el lobo, como el último mohicano de la estepa, lanza su lamento al cielo. La civilización avanza. La naturaleza, los ancestros, se ven obligados a retroceder. No hay piedad. Rifles y cazadores de pieles. Ellos tampoco la tendrán. No tienen flechas, pero tienen colmillos.





Tampoco los pastores mongoles, nómadas y hábiles jinetes como los indios, pueden quedarse. Enemigos supervivientes de los lobos, pero hermanos de tierra. El gobierno del este, como aquellos colonos americanos ansiosos de riquezas y concesiones, invaden y explotan sin compasión un paisaje virgen cuya muerte ya no es tan futura. Una vez más, el progreso y la civilización vencen ante el impotente indígena.





En medio, en esa frontera que tanto da que hablar a los libros de historia se encuentre donde se encuentre, hombre y animal, animal y hombre, son una misma cosa. Un lobito, hermano pequeño de aquel Calcetines que bailaba con Kevin Costner; un estudiante chino, tan ajeno a aquella realidad como el teniente  John Dunbar a la de las praderas pawnees, y una mistad más allá del instinto.




Paisajes de horizontes infinitos. Cabalgadas, caza e impactantes persecuciones. Casi nos parece escuchar al ruso Dimitri Tiomkin, quien no hubiera dudado en cambiar por un momento el desierto de Arizona y las praderas de la Gran Llanura por sus más familiares estepas para componer una de sus enormes partituras. James Horner, que también conoció el Oeste, y que tan bien suena a oídos del director francés, no defrauda en su homenaje a la naturaleza y a su espíritu salvaje. Notas grandes para grandes momentos de extraordinaria belleza. 




Un western con w de wolf y con la marca inconfundible de un director con las dotes del Doctor Dolittle para comunicarse con los animales. Ante estos lobos de ojos profundos, Andrew Serkis no tendría nada que hacer.




martes, 14 de abril de 2015

CRÍTICA LOST RIVER (2014)


LOST RIVER (2014) RYAN GOSLING

Reparto: Christina Hendricks, Saoirse Ronan, Iain de Caestecker, Matt Smith, Eva Mendes, Ben Mendelsohn, Barbara Steele, Reda Kateb, Demi Kazanis, Carey Torrice, Torrey Wigfield, Garrett Thierry.



Valoracion: 5.5 /10



LOST GOSLING

Por Lucía Pérez García



De perdidos, al río…un río no navegable donde  el barco de Ryan Gosling quedó envarado hasta hundirse. Una vez en el fondo, empezarón a salir a la superficie los cientos de desperdicios que componían sus débiles cascos: una proa de brillante neón robada de la fábrica de Winding Refn, una popa de acero lynchiano y una eslora que bien podría haber sido diseñada por la mente del James Franco más perturbado y tremendo. Las burbujas explotaban dejando salir los sonidos más aterradoramente anempáticos, como estertores de un capitán que quedó atado a su sueño sin opción a rectificar y optar por el mal menor. Osó con valentía a cruzar el río Rubicón en sueños oscuros y nebulosos. La suerte está echada. Pero la suerte o llevaba flotador.




Desde la orilla, cientos de espectadores quedaron aterrados ante el extraño espectáculo. Algunos no podían creerlo y silbaban de indignación. Otros se daban la vuelta asustados. Uno de ellos vomitó. Pero otros tantos, sin saber cómo ni porqué, se quitaron los zapatos, se metieron en el agua y se dejaron arrastrar por la corriente. No es que les gustara el cuadro. Tampoco el marco era bonito. Absolutamente nada de lo que tenían delante era agradable. Ninguno de ellos desearía formar parte de aquella historia. Pero no podían evitar seguir mirando. Como hipnotizados, fueron testigos del desastre de principio a fin. Tal es así, que no fueron conscientes de lo ocurrido hasta que no se volvieron a la ribera y se secaron. ¿Qué clase de catástrofe es esa que no lo parece? Una catástrofe cimentada en nombres destacables del cine, pero de paredes inflamables cuyas llamas lo mismo te hechizan, que te abrasan las entrañas hasta no sentir ni padecer dolor. Un sueño o una pesadilla.